mayo 12, 2010

Qué bueno por el "Chicoria"


La película Ojos rojos tiene varios elementos atractivos para los peloteros empedernidos o los que ya vamos casi hacia el retiro de ese vicio inconducente. Supongo que con el fútbol se pueden tener vínculos como en las relaciones amorosas: de apego total, de cierta distancia, de intento de desdén pero mirando de reojo, de hastío, etc. El hecho es que, creo, a cualquiera de estos tipos la película le interesará.

Los que estamos un poco más metidos en la música de raíz folklórica, además, paramos las pailas de inmediato cuando sonó el cello que emula al relator deportivo en el tema "Todavía podemos clasificar" del cd "Local 47" de Juan Antonio Sánchez, el "Chicoria". El asunto es valioso porque, primero, demuestra la capacidad de investigación del equipo realizador del documental. Por otro lado también es emocionante encontrar en una película de alcance masivo esa genial idea que estaba perdida en el disco de Chicoria, el primero que hizo de solista y que reposa en casas de músicos y algunos despiertos seguidores de estos trabajos de bajo impacto social, no precisamente por su valor artístico.

"Chicoria" volvió hace algunos meses a Chile. Prácticamente nadie se ha enterado. Colaboró en un concierto de Francesca Ancarola, parece que hizo alguna cosa solista y poco más. Ojalá esta aparición en la película le permita abrir puertas y de a poco vaya encontrando espacio como esperamos que lo haga tanta gente que tiene tanto qué compartir con todos.

PS: me tocó hacer una mini reseña de la película en el diario donde trabajo. Algún orangután de la sección encargada del cine decidió que en vez de "cello", por el instrumento musical, se veía mucho más bonito "sello". Quien leyó la nota en algún diario gratuito y no entendió un carajo del inicio ya conoce el motivo.