noviembre 28, 2009

Americanto en el proyecto Radioikos



Hace algunos días me contactó el amigo Raúl Fariña, compatriota radicado en México, para invitarme a que el Americanto sea parte del proyecto Radioikos, que reúne diversos espacios de difusión de la cultura latinoamericana. Buscando por Manuel García en podomatic llegó al programa y bueno, es un honor por supuesto ser parte de un proyecto tan noble.

Esta es sólo una muestra de cosas que ocurren de manera accidental y que para eso sólo basta con hacer las cosas que uno quiere hacer. A veces gana el desánimo y el cansancio pero, sin saber cómo, llegan señales de afecto que permiten prolongar algunas convicciones. En fin. La semana pasada escribió un auditor desde... Michigan!, bueno, esas cosas son las que se agradecen.

El post en realidad era pa difundir la página. No quiero llorar miserias ni ser cobarde, como cantaba tan brillantemente Pedro Messone. Salutes a todos.

noviembre 22, 2009

Schwenke y Nilo y el diario que te acompaña (claro)


Hace pocas semanas fui elegido "dedocráticamente" para entrevistar a Schwenke y Nilo para el diario La Hora. Aproveché de hacer un programa de radio que debiera subirse luego pero por mientras les adjunto el micro fragmento que se publicó en el periodiquito. Abajo van algunas cuñas de "lo que no se vio" e incluso que ni siquiera se escuchó, porque quedaron fuera del programa.Bien vale darle un par de minutos a las hondas palabras de Marcelo Nilo:
(apriete sobre la foto y se verá mejor la nota)


"Quisimos tocar con el sonido real de las grabaciones que hemos realizado en la mayoría de los discos. En muchos de ellos hemos tocado con orquesta de cuerdas y en esta ocasión decidimos ocupar la orquesta de cámara Prometeus, de 24 músicos. A los 30 años hay que hacer desafíos mayores, se hicieron arreglos, se rearreglaron canciones, haremos un recorrido por toda la discografía y tocaremos con la banda que grabamos el disco en vivo (20 años), son casi los mismos músicos.
Además habrá sorpresas en imágenes, que nos representan de alguna manera, de dónde venimos, quiénes somos, aunque en ninguna aparecemos nosotros (risas).

"En estos 30 años hemos hecho de todo pero tratamos de ir a todos lados. Nuestra relación con la gente que conoce nuestro trabajo se ha hecho de manera directa, no por los medios de comunicación de masas, y para nosotros es tan importante tocar para 60 mil que para 10. Hemos tocado en eventos para recintos con 60 mil y hemos tocado en otros... donde han llegado 10 (risas). Tenemos diferencias con otros colegas que dicen que no les gusta tocar cuando hay un público menguado. Pero el concierto no es una relación entre uno y una masa, es la relación entre el objeto artístico y el individuo que va a participar. Hemos tenido 10 personas en salas donde caben 200 y en general nos pasa algo muy curioso, que los mejores conciertos son con muy poca gente, quizás porque uno tiene que sobreponerse y esforzarse más y el resultado es magnífico; así que nos pasa que cuando terminamos decimos "uh, lo que se perdieron los que no vinieron" (risas) y eso pasa también por el respeto enorme que le tenemos a cada uno de los que llegaron a un concierto nuestro.
Así hemos llegado a 30 años sin tener una carrera masiva porque nunca hemos estado en los medios de comunicación... porque proporcionalmente es nunca, pero creemos que es lo que nos tocó y lo asumimos con dignidad y alegría".

"Me puse muy sorprendido y contento cuando un profesor de música me mostró los programas de 8º básico y 3º medio y en la fonografía que hay que consultar figuran temas nuestros. Llegar a los programas de colegio es algo que no buscamos pero que tiene una enorme relevancia, de alguna manera hemos hecho un aporte en la música chilena y estamos trascendiendo, pese a que masivamente no se conozca. Todavía.
Cuando uno ve que sale en libros de colegios, cuando estás en tesis, cuando estás en libros de instituciones que estudian la música chilena y aparecemos mencionados en programas del Consejo de Televisión como parte de determinada época de la música del país, haces la comparación entre ser masivo transitoriamente versus considerar que tu trabajo ha sido un aporte importante al desarrollo de la música del país. Eso es lo que hará que esta música trascienda a nosotros en el tiempo.E n un minuto nuestro pueblo verá con mucho respeto el aporte, el trabajo, la calidad y apreciará el trabajo musical y poético que se ha hecho en estos 30 años. Lo digo con humildad y una tranquilidad única".

"La obligación del artista es ser cronista de la época en que vive. No sólo haremos un DVD sino que un periodista está haciendo un libro que lanzaremos en diciembre o comienzos del otro. Ya hicimos uno en el 87 y el tema de documentar es importante como registro que aporta una mirada a la construcción de la historia reciente del país. El producto y el documento artístico nos parece fundamental. Por eso tenemos ocho discos grabados con temas inéditos propios y eso es fundamental. Algunos no lo hacen y se quedan pegados pero qué pasa con los que vienen, de qué manera apuntas al acervo cultural del país. Tenemos además cuatro cassettes artesanales que no estaban en el circuito, si contamos eso son 12 producciones y dos libros producidos por nosotros y un dvd, no es poca cosa.
Son libros distintos, este de ahora tiene una perspectiva más periodística, el otro fue una cosa más académica, que no pretendió ser un estudio pero sí explicar determinadas situaciones (escrito por Clemente Riedemann). Ahora lo está escribiendo un periodista que trabajó por muchos años en El Sur de Concepción, Rodrigo Pincheira; es una de las personas que más conocemos, que tiene mucho conocimiento nuestro y de la música y por eso le pedimos que asumiera el proyecto".

"En los últimos cuatro años nos ha sorprendido cómo la gente se genera espacios, nuevamente, y hay muchos lugares que han surgido en pueblos, ciudades pequeñas, y afortunadamente hemos tenido la chance de poder comunicarnos con ellos y en los últimos cuatro años hemos tocado como pocos grupos en Chile, pensando que Chile es más que Santiago. Hace dos semanas estuvimos en Concepción, Talca, Chillán, la que pasó en Antofagasta, ahora vamos a Osorno, Puerto Montt, paramos por el concierto pa trabajar concentrados y después vamos a Punta Arenas y después a Coyahique. Algo está pasando, algo muy importante, porque la gente empieza a buscar lo que quiere, se genera los espacios y eso ha hecho que hayamos llegado a lugares donde nunca pudimos llegar en la década de los 80 y 90, lugares como Tirúa, Nacimiento, Curicó, una cantidad de lugares que ni siquiera conocíamos, Lebu, por ejemplo, apenas lo habíamos oído nombrar y ahora hemos ido dos veces en el año. Algo pasa y es interesante".

"No hemos sacado una nueva producción por esto mismo, no tenemos tiempo al ritmo en que trabajamos. Ha sido difícil porque tenemos muchas cosas que decir pero ha sido más urgente tener que ir a mostrar este trabajo a todos los lugares. Hemos tenido fuertes discusiones para tener estas dos semanas sin cantar, suspendimos en Castro con una fuerte discusión y eso ha hecho que la producción discográfica haya sido más baja pero saliendo del dvd no pasarán dos años antes de que tengamos otro disco. No hay otra razón que el tiempo porque uno tiene dos trabajos y sin el otro sería imposible tener un pasar que dé la tranquilidad y que los hijos tengan lo que necesitan. Hemos trabajado siempre en otra cosa.

"Nosotros tenemos una visión de lo que significa el trabajo artístico que no es la que se maneja socialmente o la que se vende en los medios, de que esto es idílico, intocable, o que hay mucho tiempo libre para hacer muchas barbaridades. Para nosotros no es así, asumimos esto bajo el lema de que el trabajo dignifica y nos gusta trabajar, estamos acostumbrados a trabajar, porque sólo el trabajo permite mantener tus convicciones. Nos consideramos duros porque somos honestos con nosotros mismos. Acá en Chile el que pone la plata pone la música, el productor que paga el disco dice la línea que hay que seguir, hace un estudio para levantarte y después te hace caer. Estos trabajos alguien lo paga. En nuestro caso el trabajo lo pagamos nosotros y lo pagamos con mucho trabajo. Nadie nos va a decir qué tenemos que hacer. Somos los que acarrean parlantes, si hay que cargar lo hacemos, la gente que nos ve más de una vez está acostumbrada a vernos guardar las cosas, etc. Veo con mucha pena cómo a los jóvenes les pintan un país que no existe, una historia que no existe detrás de un trabajo artístico. Por eso la desazón, por eso las carreras son cortas".

" Si ha pasado la explosión de trovadores es porque alguien está necesitando eso y tiene que ser así. Es fantástico el espacio que han ganado los trovadores jóvenes, que son el recambio necesario. Nos sentimos parte de eso en el sentido de que hemos contribuido a que eso suceda con ellos. Son el recambio natural y nosotros lo fuimos de otros, es un movimiento de construcción de música y de generaciones, nos da una alegría cuando vemos valores que aparecen y que se han mantenido y han desarrollado una carrera. El Pancho Villa, por ejemplo, por el tiempo en que hizo su primer disco con Alerce estaba con desazón, conversamos en mi casa y le decía "aperra, te va a ir bien, tenís que ser fuerte, no podís claudicar, no podís traicionarte, es valioso lo que haces, pa'elante compadre" y ha hecho una carrera no muy masiva pero sí muy sólida, porque a donde vamos se sabe de él. El mismo Manuel García que viene de Arica, otro chico que apareció como el Chinoy, verlos a todos ellos es una emoción, nos hace ver que no hemos perdido ninguna guerra y que vamos a pelear todas las batallas porque la música chilena no es algo etéreo, sino que es algo que tiene que acompañar los procesos sociales que buscan mejorar nuestro país en función de valores mantenidos por la idiosincrasia de nuestro pueblo: esos valores mueven la música chilena y es la que es capaz de ir instalando esos procesos y eso lo vemos con alegría y emoción".



"Los recitales los asumimos como una juntada, una conversación musicalizada frente a lo que nos está pasando, que tiene que ver con recuerdos, miradas de futuro, como quien se encuentra en cualquier esquina de cualquier punto del país. Nos piden muchas cosas que no tenemos ensayadas pero tratamos de preparar lo más posible y no rehuimos lo que la gente quiere cantar porque esto no es una cosa de un lado a otro y no vamos a decir "Mírenme como he avanzado". "El viaje" lo cantamos todos y debe ser así porque los espacios donde se producen estas relaciones son donde existe proximidad, donde la reflexión y las emociones fluyen con más facilidad que la vida diaria, son espacios donde debemos participar todos y no estamos apurados por instalar repertorio. Vemos a esta altura que uno no tiene la ansiedad de la juventud, sino la conciencia de que los últimos años que nos quedan (que esperamos que sean los más posibles), queremos disfrutarlos y lo estamos haciendo intensamente porque nos sentimos tremendamente queridos. Uno de los dichos que más usamos cuando nos pasa una experiencia gratificante es "¿nos merecemos esto que nos está pasando?"

"El tema de la perfección es algo que se va asumiendo y la historia de uno es como está, hay que poner el pecho al frente de todo lo que has grabado pero somos los que somos y somos de verdad. Nos gusta mucho ese dicho de los cabros de "ser de verdad" y a nosotros nos da la tranquilidad de poder decir eso. No solemos hacerlo pero a veces hay que decirlo, hay que transmitir que este es un trabajo, es una lucha pero los logros son enormes, porque uno está tranquilo de que el trabajo va a trascender y que quedará como un bien para las generaciones cuando uno no esté. Eso no lo puede decir cualquiera. Estos desconocidos masivamente lo pueden decir en propiedad a las nuevas generaciones cuando les venden el exitismo fácil: la vida es más que comer y cagar".

noviembre 11, 2009

Segunda pata cuequera


El jueves 12 y el viernes 13 se hará la segunda parte de las "Conversaciones sobre la cueca" que partieron el 2008 en la Biblioteca Nacional. Organiza, justamente, el Archivo de Literatura Oral y Tradiciones Populares, que comanda una personalidad de nuestra cultura que, como buena personalidad de este ramo que se precie, puede caminar por la calle sin que a nadie le importe un carajo. Se llama Micaela Navarrete y ha construido un gran archivo y espacio para los investigadores de la cultura chilena. Tan valioso como el material que está ahí es la cantidad de información y opinión que hay dentro suyo y que espero que algún día sea compartido con la ciudadanía de alguna manera.

Esta vez la cosa es en el Centro Cultural de España y consta de encuentros conversados y cantados con importantes cultores del estilo. Mañana jueves participarán Los Chinganeros, puntales históricos de la cueca brava y el viernes estará la cantora Rosita Alarcón con los integrantes de La Isla de la Fantasía, agrupación porteña de la que ya hablamos alguna vez. Los dos grupos, dicho sea de paso, lanzaron discos este año así que es la ocasión de quedarse con ellos. La entrada es liberada y ambas jornadas comienzan a las 19.00. ¡Todos invitados!.