enero 08, 2008

30 años de trova de Eduardo Peralta (debo las fotos porque olvidé la cámara, seré gil)

En la llamada “Sala 2” de la SCD en Santa Filomena se hizo el lanzamiento de los 30 años de carrera del trovador chileno Eduardo Peralta. La ocasión sirvió también para entregar la nutrida agenda de actuaciones que le espera hasta fines de marzo y recordar de la reciente edición de “100 canciones”, libro que reúne las letras de... sí, 100 canciones (muy bien, un siete), algunas editadas en sus discos y otras que esperan su momento.

La jornada comenzó con la presentación del poeta y gestor cultural Ricardo Gómez López, ideólogo entre otras notables iniciativas de la revista Rayentrú y del sello Leutún y quien recordó la complicada situación de los trovadores, históricamente perseguidos y “actualmente obviados” en sus propias palabras.

Después vino la parte de Peralta, una amena conversación con los presentes intercalada con su repertorio, temas antiguos, de sus más recientes discos y otros inéditos más alguna infaltable traducción de Georges Brassens. Riguroso como nunca lo soy anoté todos los temas que interpretó, muchos de ellos a pedido del público.

El hombre es una flecha, La buena Margot (Brassens), Mi siquiatra, Violética y la farándula, Chamarrita del amigo, Este niño Vicente, Ay París, El joven titiritero, Mis zapatos, Canción a tu ex marido, Para inventar una canción urbana, Pequeña opinión personal, Sólo quiero caminar, Como un gorrión (Serrat, con Cristina Gálvez), Je ne regrette rien (Piaf, con Cristina Gálvez), Juan González.

La jornada estuvo llena de momentos bonitos, como cuando el público comentaba la importancia de las canciones de Peralta durante los '80 como una manera de recuperar el humor, cuando apareció el sobrino rockero para acompañar destempladamente la canción al ex marido o cuando ocurre ese tan bonito instante en que el cantautor olvida la letra que él mismo escribió y la audiencia le tiene que ir soplando.

Supongo que este no fue sino el puntapié inicial de otras cosas que vendrán y de más envergadura, porque 30 años merecen otro festejo, otro marco más numeroso y otra recepción comunicacional. Si bien es cierto lo que dijo Gómez López suponemos que el lanzamiento del DVD en marzo y los discos que vienen en camino permitirán otra resonancia de algo que comenzó partiendo demasiado “piola”. Sólo como paralelo puedo decir que mientras escribo esto veo en la señal por internet del canal estatal argentino la transmisión del Festival Jesús María y que la otra semana vienen las nueve lunas del Festival de Cosquín. Quizás si un paralelo con lo que hará Olmué nos permita ver cómo vamos en nuestro vínculo de música nacional e industria cultural y nos empecemos a urgir. Pero eso es otro tema, por mientras mis respetos y felicitaciones a Peralta. Ojalá que resulte algún Americanto por tan importante aniversario.

No hay comentarios.: