septiembre 21, 2007

En el día del trabajador radial


Hoy, 21 de septiembre, si usted encendió la radio me imagino que no descubrió nada inusual. Si lo hubiera hecho hace unos 15 o 20 años hubiera tenido una sensación un tanto desoladora. Se festeja el "Día del trabajador radial" y se supone que las radios no debieran transmitir para que todos los integrantes de la emisora pudieran tener un día de reunión y fiesta.

La Radio Nuevo Mundo, felizmente, aún conserva ese aniversario y decide no transmitir y, más aún, sale de paseo con todos los integrantes de la "familia" a alguna parte fuera de Santiago para revolverla un poquito. Por razones de pega no pude ir, por la flauta.

Más allá de eso quería aprovechar la ocasión de la efemérides para saludar afectuosamente a los auténticos trabajadores radiales. No a los pintamonos como uno que vamos una vez a la semana a darse el gusto de tener un programa. Me refiero a los que están toda la semana viviendo en un mundo que cada vez parece más en extinción, una emisora am, y además de izquierda, que tiene como gran objetivo llegar a fin de mes y ver cómo parar la olla. Malos sueldos, horarios eternos, grabaciones en cualquier momento, soportar todo tipo de personajes, pastores, melómanos, literatos, dirigentes sindicales, en fin.

Por eso quiero poner como regalo esta foto con tres de los pajarracos que más han tenido que ver con el Americanto desde que llegó a la Nuevo Mundo en enero del 2002. El que está sentado es Daniel Bravo, el "Osito", viejo control que tiene mil ochocientas historias y ha recorrido el mundo con la radio Cooperativa. Con él comenzamos a grabar el programa y es el actual encargado de coordinar las grabaciones en la radio y no pocas veces me ha grabado recientemente. El canoso es Víctor Henríquez, conocido como "Pelo blanco" apodo que parece sacado de tribu de indios de películas de vaqueros gringas y control al que conocí desde que empecé a hacer el programa en vivo, hace cerca de dos años y medio. Su frase favorita es "tenís que llegar golpeando con los pies", en alusión a que las manos tienen que estar ocupadas en algún tipo de obsequio. El de pañuelito es José Bustamante, llegado desde Curicó y con el que hicimos algunos de los últimos programas que hice de madrugadas, ahora por el bien de todos, controles y mío, estoy tratando de grabar lo más posible. Ah, el otro sería yo por si alguien no me conoce, juas.

Claro que faltan muchos en esta foto. El guatón Cristián Quezada, Gabriel Fritz, Pepe Castillo, Rubén Muñoz, la Emmita Figueroa, todos controles que han colaborado en el programa y si nos echamos un poco más atrás faltan los usachinos, Claudito Hernández y Juan Pueyes. Por cierto que debería estar también Andrés Figueroa, el que me hinchó en primero de periodismo para hacer el programita y que también hizo las "gestiones políticas" para convencer a Hernán Barahona de que era muy importante un espacio de música latinoamericana en la Nuevo Mundo. Cómo lo convenció me lo puedo imaginar pero no lo diré porque es historia pasada y ahora el Andrés anda derechito en el club de los abstemios. Pero bueno,los tres de la foto sirven para simbolizar el mundo de la radio, en el que uno siempre quisiera estar más que ahora y que reflejan quizás parte de un país medio perdido. Estando con ellos y con periodistas como Marcos Castañeda uno se conecta con un mundo apasionante pero cada vez más lejano. En fin, saludos a todos, los de la foto y los otros mencionados, gracias de nuevo por toda la ayuda de todo este tiempo y por el privilegio de ser parte de la familia Nuevo Mundo. Y después me cuentan cómo estuvo el paseo, los que se acuerden, claro.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

sr vilches primero que nada dejeme felicitarlo por la gran labor de rescate de nuestra música que usted de manera desinteresada, casi a la categoria de un martir ,realiza.
segundo que nada me gustaria que usted como conocedor del folclor que es, incluyera en su material a un grupo de proyección folclorica , mas especificamente del neofolclore llamado agrupación instrumental Zahir,
sobre todo de su trabajo 'Zahir canta a los quincheros' que es un trabajo de invaluable buen gusto.

http://www.myspace.com/agrupacioninstrumentalzahir

un abrazo

Decimas y cuecas dijo...

Ok, hecho, un contrapunto.

Me gusta la poesía
sobre todo la espinela
esa décima que vuela
de su voz hasta la mía.
Mi canto nunca se enfría
porque nace de mi sangre
con él mato toda el hambre
la sed y todos los males
porque desde mi alma sale
tejido como un estambre.

Alas dijo...

Merecido homenaje, sé que ya pasó casi un mes...pero de igual manera me quito el sombrero ahora que leo...!!!

Yo era una de las desoladas en esos días...!!!!

Certeras palabras Manuelito!

Pati dijo...

Don Vilches:
Ay que me emocionó!!!Pensar que hace un año yo estaba en un asado en las afueras de Ancud celebrando con mis colegas este magno día.
Y ahora me tiene aquí, frente a un computador, haciendo difusión, planes comunicacionales y cuánta vaina hay!!!
Podríamos haber salido a celebrar pues!!!

Saludos