junio 17, 2007

El glorioso desembarco capitalino de “La isla de la fantasía”

Una casa pasó a ser en los años 80 un punto de reunión en Valparaíso donde se encontraban algunos de los más connotados cantores de la zona. Por algún chiste vinculado a una famosa serie de la época pasó a ser conocida como “La isla de la fantasía”. A fines de los '90 las reuniones comenzaron a menguar y, como una manera de rescatar el espíritu de aquellos encuentros, se hizo un cd que grabó a estos legendarios intérpretes. Después “el lote” se volvió más esporádico en sus reuniones pero siempre se reencontró por azar en algún local porteño o de manera completamente premeditada.

Hace dos años, uno de los integrantes de “La isla”, Luis Morales, ganó un Fondo del libro para publicar sus textos que reúnen sus vivencias y pensamientos en forma de cuecas. La ocasión la pintaban calva para reunir el mito y “La isla de la fantasía”, bajo la dirección del músico y musicólogo Bernardo Zamora, volvió a los estudios para registrar el disco que fue lanzado de manera oficial el domingo 17 de junio en la Sala Master, “A cueca limpia”, que reúne además boleros, valses, una “correntina” (ritmo a medio filo entre la guarania y el chamamé), foxtrots y todos esos ritmos que son parte del acervo bohemio.

En la Master estuvieron todos esos personajes que aparecen tan bien reseñados en el disco y que además son parte de otros grupos de la zona como “Los huasos ladinos”, “Los paleteados del puerto” y/o que fueron parte importante del movimiento criollo de mediados del siglo pasado y que compartieron honores con Pepe Fuentes, Humberto Campos y otras figuras de ese talle.
El concierto no fue sino un reflejo fiel de lo que muestra en el disco y que es el espíritu de la fiesta y del canto popular lejos de todo artificio y lleno de autenticidad. Seguro que más de algún músico podría haber encontrado que una guitarra entró tarde, que un acordeón le erró un par de notas o que algún cantante se atravesaba con la orquesta. Si así ocurrió, en todo caso, importó bastante poco, porque cuando se trata de una fiesta es otra la cosa que tiene que quedar y así lo sintió la gente que bailó de punta a cabo y aplaudió de pie. Mención aparte para las solistas, Lucy Briceño y Silvia Pizarro, “las reinas de la Isla de la fantasía” como las presentó Zamora, “y que juntas suman como 500 años” como aseguró una de las propias cantantes.

Mientras se desarrollaba el concierto, el percusionista Elías Zamora comentaba que “yo creo que no nos merecemos estos aplausos que nos da la gente. Merecemos muchos más”. El lo decía en tono de broma pero, sin duda, no dejaba de tener mucha razón. Gran momento el de esa tarde dominical, que hizo pasar todos los dolores de cabeza laborales y, sin duda, un nuevo poroto para Maruja Sánchez. El disco es un lujo, a todo esto. Creo que estará por Discomanía así que vayan por allá. Salutes.

2 comentarios:

Ricardo Andres Loyola Loyola dijo...

Hola muy bueno el blog... excelente
Agregenme para poder tener temas que discutir
lexinartis.blogspot.com
Saludos

Ricardo Loyola

Anónimo dijo...

Ya pue, ya pue...
actualice el programa...