septiembre 09, 2006

La golpista que cantará para Gladys



Soledad Bravo fue una muy destacada intérprete de la música popular latinoamericana. A través de su voz pudimos conocer algunas de las más bellas canciones del folklore venezolano y parte esencial del repertorio de la nueva canción del continente. Más adelante incursionó más en la salsa y otros estilos más tropicales, con éxito por cierto, y aunque el tiempo queda de manifiesto comparando sus primeras grabaciones con las más recientes, nadie puede negar su importancia y su trayectoria.

Por otra parte, como tantos otros que han ido aprendiendo, según sus palabras, con el paso del tiempo, esta intérprete ha cambiado su opinión política según pasan los años. Y así, de ser una ejemplar representante del mundo cultural de izquierda, en los últimos años ha tomado un rol más que activo en la oposición al presidente de su país, Hugo Chávez, incluso como instigadora de golpes de estado para “recuperar la democracia”. Ocupando google de manera casi aleatoria, transcribo la primera cita suya que encuentro sobre el mandatario “Venezuela cuenta con un pueblo combativo, unido y solidario, que no acepta la imposición de un régimen autocrático y despótico, así se disfrace de utopía revolucionaria”. Podemos decir que se trata de una Patricia Maldonado cualquiera, con el debido respeto a Patricia Maldonado, que conserva su voz en bastante mejores condiciones. Demás está decir que apoyó el golpe fallido del 2003 y que si viene otro lo apoyará con las mismas o más ganas.

Bueno, y a mí qué me importa que la señora se diera vuelta la chaqueta. Sólo una cosa, más o menos importante según mi juicio. Recientemente han aparecido algunos comunicados de una empresa periodística llamada “Comunicación en movimiento” (de mal gusto el nombre a todo esto, genera confusión innecesaria. No sé si será oportuno mencionarlo, pero Cultura en Movimiento no tiene nada que ver con esa gente) que anuncia un disco colectivo llamado “Una canción para Gladys” o algo por ahí, donde grandes nombres de la música hispanoamericana grabarán o cederán un tema como homenaje a Gladys Marín, presidenta del Partido Comunista Chileno hasta su fallecimiento. Dentro del lote están Ismael Serrano, Tommy Rey, Quilapayún (no se especifica cuál de los dos, si la cosa es por el PC debiera ser el de Parada) y varios más que se me escapan. Entre todos ellos, por cierto, se menciona de pasadita a doña Soledad Bravo como parte de esta producción.

Un desatino a mi juicio, qué más se puede decir, tanto de parte de la señora que accede a entregar un tema y revincularse con un mundo que no la quiere ver ni en pintura y especialmente de parte de la organización, que supongo tenía claro la visión de Marín y su partido sobre el “proyecto bolivariano” de Chávez. Nota al margen, el disco marcaría el regreso, ahora sí, de Dicap (Discoteca del cantar popular, sello del PC desde 1968 hasta años del exilio).

Quién sabe, a lo mejor “el partido” como le llaman sus cercanos quiere hacer una osada apuesta política y tiene pensado invitar a algún connotado representante de la derecha musical chilena y algún opositor a Evo Morales para dar muestras de “integración” y “tolerancia”, quizás como moneda de cambio para entrar al Parlamento. De no ser así, es simplemente torpeza. E ignorancia. Y una penosa partida para la “resurrección” de Dicap. “No me ayude comadre”, se le podría decir a Soledad Bravo, que dejaría los actos con sus amigos empresarios venezolanos para tomar un avión y marchar, heroicamente, por las anchas alamedas. Y pensar que hay gente que le reclamó a Ismael Serrano porque cantó para la Bachelet. Este sí que es un pastelazo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

ya lo leí, ahora queremos más...