agosto 30, 2006

Cuequeros al ataque, video promocional, ¿cómo estoy Godoy?

Al guatón Ricardo Silva le digo que es el "Da Vinci" de nuestro lote. Canta, toca instrumentos que no enumeraré para no dar la lata, le hace a la poesía, es diseñador, se las bate impecablemente con el sonido para los recitales y ahora, además, le bajó por los videos. Claro, algunas cosas las hace mejor que otras, pero que le pega, le pega. Chapeau por el guatón, que por cierto es animador de radio, había olvidado detalle tan importante. La Radio en movimiento, cierto, hicimos un programa re lindo con los Vejara, se subirá prontamente.

Bueno, el hecho es que hizo un video promocional de "Cuequeros al ataque", concierto que marca el inicio de Activarte Producciones, proyecto que esperamos ayude a reposicionar a nuestros artistas en el mercado musical. La apuesta, por cierto, suena un poco deschavetada pero por eso se vuelve sumamente apasionante.

"Cuequeros al ataque" será el 7 de septiembre, y cantarán Los Trukeros, Los Porfiados y Héctor Pavez, elenco de primera como ven. La cosa ocurrirá en el Galpón de Víctor, a las 20 horas. Hay entradas en preventa en Discomanía y Radio Nuevo Mundo a 2.500. El día del recital será a tres lucrecias.

Bueno, los invito a ver el video. Falta el testimonio de Pavez, pero la cámara la conseguimos sólo por un par de horitas. Pese a esa ausencia involuntaria, creo que la cosa tiene bastante brillo. Sobre todo si se piensa que es el primer trabajo de este "maestro chasquilla" del arte popular.


agosto 26, 2006

Adiós al padre de la chacarera


77 años tenía don Carlos cuando se fue hace un par de días, pero no sé si le quedaba algo por hacer. Su hijo, Peteco (dicho sea de paso, mi líder, maestro, mentor y gurú, y que por cierto no se llama Peteco, sino Carlos Oscar), dijo poco antes que muriera que “si bien él tiene 77 años, yo siempre digo que él tiene 77 años bien gastados, como los de antes. Gastados de trabajo, de noches y chacareras”. Se le conoció y se le conocerá como “El padre de la chacarera” por su inmenso aporte al repertorio y por su capacidad de reinstalar a Santiago del Estero como una zona esencial para el mapa del folklore argentino. Además, fue el hermano mayor de los “12 apóstoles copleros”, los 12 hermanos Carabajal que dieron forma a un verdadero clan familiar dedicado a la música, de generaciones que siguen saliendo y reinventando la música de su país. Si alguien tiene interés en ver el árbol de las primeras generaciones de la familia puede meterse en esta página de unos japoneses que parecen que admiran mucho al clan.

En realidad tengo tal despelote con el repertorio de los Carabajal, ya no sé quién compuso qué cosa entre ellos, ya que gran parte de los temas se cantan como parte del patrimonio nomás. Hurgando un poquito en internet lo encontré como coautor de temas como “Entre a mi pago sin golpear”, “Mi abuela bailó la zamba”, “Desde el puente carretero”, “Domingo santiagueño”, “Chacarera del patio”, la “Zamba para un bohemio guitarrero” y otras cuantas verdaderas joyas. Impresionante. Bueno, don Carlos dejó la pega hecha, seguro que se fue contento. Peteco lo explica acá: “No sé si el intelecto santiagueño alcanzará a ver lo que es mi padre. Él fue un soñador de la chacarera. Le dio una nueva conciencia. Hizo que la comprendieran, la vivieran y la sintieran de una manera diferente. Hasta inventó un rasguido y una forma nueva de tocarla. Antes cantaban criollas. Él la hizo más musical, más moderna”.

Cantando nomás, “lo que en el pecho se siente”, Carlos Carabajal dejó un legado que seguramente jamás imaginó cuando comenzó a tomar la guitarra. Forjó un canto que ya no se acaba más, que en Santiago del Estero brota cada vez más fuerte, que se entona en todo el mundo, en España (donde grabó un cd solista), en Japón y, por cierto, en Chile, donde más de un rayado anda tratando de difundir su aporte magistral.

agosto 24, 2006

Tres días para hablar de raíz folklórica

Estimados, el 29, 30 y 31 en la UMCE se harán tres interesantes conversaciones sobre la música de raíz folklórica chilena. El martes será sobre las generaciones recientes y su vínculo con los movimientos históricos de la música del país. El miércoles la cosa tratará sobre la cueca urbana, su irrupción y permanencia, y el jueves conoceremos las proyecciones y padecimientos de los sellos que apuestan a la este tipo de concepto musical. La cosa es a las 18.30 en el Salón de Honor de la UMCE y completamente gratín. Produce y modera Máximo Chambónez, es decir, quien les escribe. Pa que cachen el nivel, ja.
Dentro de los que hablarán están confirmados Rodrigo Torres, Mario Rojas, Cecilia García-Huidobro, Carlos Salazar del Sello Azul, Italo Pedrotti, Gonzalo Vargas de Amaru, Manuel Sánchez y algunos más que están confirmando su asistencia.

Bueno, el que pueda que trate de ir, creo que será muy interesante y si todo resulta la conversa podría quedar testimoniada en algún tipo de documento. En fin, eso será pa después. En rigor, esta es la primera pata de una serie de conversaciones que veré dónde las seguimos haciendo, hay cinco más en mente y con eso podemos armar un librito de lo más monono. Pero, repito, eso será pa más adelante.

En fin, resumiendo, 29, 30 y 31 en la UMCE, JP ALessandri 774. 18.30 horas, Salón de Honor. Todos invitados. Cariños.

agosto 20, 2006

Un pequeño milagro de la música


Pocas cosas me ponen más triste en la vida que ver una sala semi vacía cuando se inicia un espectáculo. Peor aún si está tres cuartos vacía o quizás un poco más. Qué decir si el concierto en cuestión es un acto solidario y si, para mayor desgracia, es nada menos que una de las actividades de apoyo para Pedro Henríquez, emblemático animador de programas de música latinoamericana de radio Umbral, Nuevo Mundo, Tierra y varias otras. Fue en el Cariola y no creo que en algún momento hayamos llegado a ser cien personas. El elenco era bastante renombrado: Felo, Freddy Torrealba, Huaika y Arak Pacha. Pero la gente no llegó, habrá muchas razones, avisado a última hora, poca propaganda, lo difícil que es mover gente para un domingo, muchas actividades muy próximas de apoyo al Pedro (el jueves hubo una en el Café Brazil y el viernes otra en el Naitún) pero bueno, la cosa es que la desazón en el inicio era evidente.

Pese a todo, sin embargo, algo ocurrió y se cumplió uno de los objetivos de la jornada. En la soledad del teatro, los artistas tocaron como si estuvieran ante multitudes y la gente fue enganchando de a poco, con Huaika que tocó como cuarteto (al fallecido Eloy Alquinta hay que agregar que no estuvo su hermano Ankatu), con Carlos Cabezas de Los Jaivas que quiso llegar y hacer su aporte y con el Freddy. Cuando el Arak Pacha hizo su show la cosa era fiesta pese a todo. De los 100 había por lo menos unos 50 bailando y el asunto prendió como si el teatro reventara o como si fuera uno de los tambos que suelen repletar el Conacín.

Al final, metidos en el mundo que nos entregaron todos los artistas que participaron de la jornada, nos fuimos todos contentos, cantando para nosotros el "Julián" y la "Adelita", pese a que, en rigor, no había muchas razones para alegrarse. El Pedro sigue mal, por más que digan que está reaccionando, su cerebro tiene un daño enorme y, de hecho, todavía ni siquiera está fuera de peligro y los avances son mínimos. Y, por otra parte el concierto solidario fue más bien solitario, lo que no deja de ser triste no sólo por el enorme y eterno esfuerzo del Patara, otro maratonista de la cultura popular, sino porque estaba la familia en el Teatro y estas cosas se hacen para subirles el ánimo, darles fuerza y entregarles afecto. Quizás el ánimo y la fuerza no llegaron en la cantidad que se esperaba, pero el afecto estuvo en patota y, pese a todo, la música pudo hacer un pequeño milagro. El milagro grande, el que todos esperamos, es bastante más difícil, pero no por eso hay que dejar de creer en él y hacer todas las fuerzas posibles para que pueda ocurrir.