mayo 29, 2006

Apio verde, Nuevo Mundo


El pasado sábado 27 de mayo fue el acto del 74 aniversario de la Radio Nuevo Mundo. En el Cariola lleno, se hizo la gran fiesta que fue animada por Marcos Castañeda por parte de los anfitriones, el actor Daniel Alcaíno y una leyenda de la radiofonía, don Miguel Davagnino.

Por algunos delicados asuntos domésticos, y por estar editando el último capítulo de Radio en Movimiento, llegué un poco tarde. Y por otros motivos, me tuve que ir antes. Alcancé a disfrutar de Jorge Yáñez, Eduardo Peralta, La Contru y Elizabeth Morris. Cuando me iba estaba llegando la prole de "La mano ajena" y algunos de los "Intis históricos".

Bueno, el asunto estuvo notable como siempre y demostró la gran capacidad de organización del Club de Amigos, que en gran medida mantiene en pie a la radio gracias a su fidelidad y cariño. Apenas llegué al Cariola, amigos que trabajan en la Nuevo Mundo me contaron que me perdí el saludo que le hicieron al Americanto. "Y parece que trajiste barra" me dijeron, porque parece que se escucharon hasta un par de "bravo" o de aplausos exagerados. Creo que sé quien fue, un tocayo chuncho seguramente, pero de todos modos agradezco el cariño desde esta humilde tribuna.

En realidad, quería aprovechar la ocasión y el post para manifestar nuevamente mi admiración por Jorge Yáñez y decir que su disco "El huemul" es una de las cosas más estremecedoras que he oído en mi vida. Ese día cantó las "Décimas por José Manuel Parada" y fue algo verdaderamente tremendo. Como decimero el caballero es simplemente un maestro, todos mis respetos para él.

Y lo otro era manifestar mi alegría por la oportunidad que me ha dado la Radio Nuevo Mundo por estar durante cuatro años como parte de su elenco. Es muy reconfortante poder estar de "colado" en una familia tan bonita, tan grande y que tiene tanta vida y tantos afectos entre medio. Ahora que ando por los sures estoy tratando de ir a las "filiales" que hay por acá, justamente, para estrechar lazos y ver cómo nos vamos acercando. Poder sentirse parte de una cosa que es tan importante para tanta gente y que ayuda tanto a tantos por todo Chile es un verdadero regalo para mí. Eso no más, apio verde y larga vida pa la radio y un abrazo a todos los que ayudan a hacerla crecer.