diciembre 25, 2006


“Vamos a abrazarnos todos
para que dure una eternidad
las tristezas y alegrías
y aquel amigo que ya no está
Vamos a abrazarnos todos
para que dure una eternidad”

Chacarera de los barrios, Demi Carabajal


La porfía y la consecuencia sirven indudablemente de poco si no se cuenta con las capacidades profesionales necesarias para desarrollar un trabajo trascendente.

Más allá de sus innegables y aplaudidas cualidades humanas, Pedro Henríquez ha sido y será por siempre un notable profesional, una figura capaz de deslumbrar por tantos años en el mundo de las comunicaciones populares y una persona que irradiará con su legado a varias generaciones más allá de las que tuvieron la gran posibilidad de conocerlo.

Los que torpemente y a tientas intentamos recorrer su mismo sendero, tomamos su ejemplo como un punto, un hito al que seguramente jamás podremos aproximarnos pero que a la vez es un faro gracias al que podemos seguir caminando.

Pedro Henríquez se fue el 20 de diciembre pasado, los que tratamos de seguir su trabajo, en el umbral de cada día y en el rescate y defensa de nuestra identidad, seguimos tras suyo en esta cuesta empinada; agradeciendo su constancia y su consecuencia pero, por sobre todo, su sabiduría, su generosidad y su talento.

diciembre 17, 2006

Probando, probando

Si todo resulta como corresponde, debajo de estas letras, debiera estar el Americanto que hice hoy domingo 17 de diciembre. Cualquier cosa, para bien o para mal, me lo dicen acá plis.
Dicen que el asunto demora en cargar (tiene que decir "buffering" y un porcentaje de lo que se está guardando), pero una vez que se larga la escucha es continua, con "streaming" que le llaman, así que es amigoso, como los osos amigosos de Garfield. En la parilla programática de hoy estuvieron Sergio Veas, Guardabarranco de Nicaragua, Cuncumén,Los Afuerinos, Crisol, Payo Grondona, Silvia Iriondo de Argentina y Alexis Venegas. Peticiones y lo que sea por esta vía. Ah, y si el asunto resulta espero seguir manteniendo este canal para subir el programa y agregar algunos para atrás, que tampoco están en la página de Cultura en Movimiento.
Bueno, salutes

powered by ODEO

diciembre 11, 2006

El guardián de tesoros

El guatón Ferrero, dueño de la librería Cronopios (Lastarria 55 por una escala pa abajo) sabía que se iba pronto. El cáncer se lo pillaron a la cola y el asunto no tenía vuelta. El, ya vencido por la vida en muchos de sus aspectos, ya en el final no a animó a decir mucho más que "lo único que espero es morirme después que Pinochet. Ese viejo culiao no me la va a ganar". Se cayó feo el guatón, perdió leeeeeeeeeeejos. El murió en agosto del 99, este otro ayer.

Y más que ninguna otra cosa, ya que ni con su muerte se logró sacar una sonrisa el canalla vitalicio, al menos aprovecho la ocasión de recordar esta particular "competencia" para rendir los honores al guatón, Juan Carlos Ferrero, ejemplar amigo y difusor de la cultura escondida y silenciada, coordinador general de un punto de reunión de una fauna irrepetible y bien fallada del coco de la cual me enorgullezco de haber pertenecido. Qué privilegio haber matado tardes y noches allá, hablando de nada, comparando versiones de vinilos, compartiendo y conociendo joyas. En fin.

Salutes Guatón, como siempre. Te ganaron por siete años pero da lo mismo. Nadie salió a celebrar tu muerte, al contrario, a los pocos que estuvimos se nos partió el alma ver cómo sacaban el cajón a duras penas por las estrechas escalas de Lastarria, nos dolió mäs que nunca escuchar "Manifiesto" en una radio a pilas en el cementerio y botamos lágrimas cuando el Nano Fernández gritaba "Chao guatón" mientras bajaba el ataúd. Los que te conocimos te seguimos dando las gracias por el cariño, la generosidad y por, de alguna manera, haber cambiado nuestras vidas. Mi recuerdo para el "guardián de tesoros", como le puso el Pepe Osorio en el libro sobre Ricardo García. La pura verdad nomás. Qué quería decir con todo esto, que definitivamente sí hay muertos malos y algunos más buenos que la cresta a los que seguimos llorando después de tanto tiempo.

diciembre 01, 2006

El aporte más efectivo de todos

No, no se puede decir que el concierto por Pedro Henríquez fue un exitazo. La idea original era otra, armar un evento monumental, con cinco mil personas en el Estadio Víctor Jara y juntar unos buenos millones de pesos para la familia, que les permitiera estar tranquilos cuando el Pedro llegara a la casa, cosa que se ve bastante próxima. El destino, las instituciones, la gente y, seguramente, nuestra ineptitud dijeron otra cosa. Pero bueno, había que hacer un plan B y, sinceramente, salió buenísimo.

Como siempre, agradecer a los músicos, pura disposición, esperando el turno, prestando instrumentos, acomodándose pa que pudieran cantar los que estaban apurados, en fin, generosidad a toda prueba. Y arriba del escenario, qué decir. Los que fueron los vieron y quedaron pa’dentro, un espectáculo de primera línea sin lugar a objeción. Fusión, cumbia, rumba, voces milenarias, raíz latinoamericana, rock, hip hop, mucho canto comprometido, en fin, un panorama muy completo del actual quehacer musical chileno.

Con las entradas y otras iniciativas más parece que andaremos por cerca del millón de pesos lo que, es verdad, no era el objetivo inicial pero no deja de ser una suma de mucha utilidad y que bien se valora porque costó trabajo y se gestó con infinitas muestras de amor. Es, también, un gesto “efectivo” como poner plata en el banco. Pero para los que estuvimos un mes y medio peleando por este encuentro, por dar a conocer la crítica e irremontable situación de Pedro; para los artistas que se sumaron con puro ñeque a esta fiesta; para el público que concurrió al encuentro y aplaudió con entusiasmo y quiso manifestar su admiración por la figura de Pedro; y para la familia que pudo recibir en un momento tan doloroso una muestra de apoyo inmensa, palpable, sincera y hermosamente artística, no hubo aporte más efectivo que este dinero que se consiguió a través de sueños, empuje, talento y afectos desde todas partes.

Los que se quedaron abajo sabrán por qué lo hicieron, los que apostamos por esto quedamos tranquilos y felices de conocer a tanta gente valiosa y de realizar nuestros sueños y deberes a través del arte, la herramienta más hermosa y contundente de todas.

noviembre 24, 2006

El Papirri y su abuelo, dos maestros


“Con el puro apodo me daba mala espina” me dijo alguno de los tantos que quedamos de espaldas cuando pudimos escuchar a un músico boliviano que, como siempre, pasó prácticamente colado por el país (*). Se llama Manuel Monroy Chazarreta, de apodo tiene “El papirri” y en su país es una eminencia. Acá lo apadrinó el “Bandolero” Ismael Durán (que tiene un local en Cumming 663, cuando quieran mandarse una comilona vayan pa’llá porque además se porta muy derecho con los músicos jóvenes) y estuvo en varias actividades políticas y algunas de carácter artístico pero, lamentablemente, no con la difusión que se merecía.

Tuve la oportunidad de encontrarlo y conocerlo en el concierto de la Sala Master de Pancho Villa, donde cantó algunas canciones y según palabras de algunos asistentes, “casi se roba la película”, porque tanto él como Claudio Martínez se ganaron unas larguísimas y merecidas ovaciones. No sé si será por su parecido con el cómico Antonio Gasalla, por su look o por su gestualidad pero el tipo es un personaje de entrada, simpático, abierto, atento, etc. Un placer de persona. La carátula del disco con el que andaba por acá creo que refleja su espíritu de manera impecable. De fondo se ve el elegante Teatro Municipal de la Paz, con sus adornos y luces, el público aplaudiendo entusiasmado y Monroy, arriba del escenario, saludando a la cámara como con cara de quien está en el cumpleaños del sobrino. Ahora, cuando le toca mostrar su trabajo, se nota que es una figura de primera línea. En el disco se le menciona como el “fundador de la música urbana de Bolivia” y vaya si es acertada la definición, especialmente por la impronta personal que le entrega a varios ritmos y hasta señas melódicas de las músicas tradicionales de su país. Además, hay cosas de corte más “popular”, algunos arrebatos medios jazzísticos, en fin, muy completo. Los aplausos no se los ganó en una rifa ni por simpático.

Una vez que ya pasó su parte y cuando con Silva lo fuimos a saludar a camarines en nombre de Activarte, haciéndonos los importantes, cambiamos un par de frases en las que confirmaba su simpatía y bueno, casi como de rebote para prolongar la conversación, le pregunté si tenía algún vínculo con el músico argentino Andrés Chazarreta, a lo que me dijo “claro, era mi abuelito”. Plop, de espaldas. Ahí largó la media historia, su padre, guerrillero boliviano, anduvo por Baires donde enamoró a la hija de uno de los pilares de la música folklórica argentina del siglo XX. Un verdadero maestro que con su orquesta nativa logró abrir paso a la música de su pueblo hasta en el mismo Buenos Aires. Algunos de los temas que compuso o recopiló: La Telesita, El 180 y Criollita Santiagueña, hecho a medias con Yupanqui y que Chazarreta dedicó a su hija, es decir, a la madre de Papirri. Y mientras más contaba más se me abría el tarro de puro asombro. Bueno, lo que se hereda no se hurta dicen por ahí. Y si además se proyecta y se renueva, mucho mejor.

La cosa terminó como si fuéramos amigos de toda la vida. Papirri anunció nueva visita para el próximo año y ahí estaremos para echar a andar la cosa. Personajes de esa talla, en todos los ámbitos, tienen que conocerse. Por ahora, pueden meterse a www.papirri.com mientras esperamos el momento del encuentro más permanente. Salutes, Papirri, nos veremos.

(*) Esto me hizo recordar que hace pocas semanas hubo una buena cantidad de músicos latinoamericanos de primera línea en el sur del país para un encuentro que se hizo en Osorno. De los que estuvieron, recuerdo al boliviano Daniel Villavicencio, a un trío peruano y al maestro argentino Rolando Goldman. Ojalá se pudiera saber algo más de ese encuentro y de esa gente.

noviembre 11, 2006

Elegiría la vida


Recuerdo perfectamente al noticiero de madrugada que tenía la Red en 1991. Era una tontera, cada 15 o 20 minutos repetían las noticias pensando que la gente daba una pasada y se cambiaba de canal o que era el tiempo suficiente para que se levantaran y partieran a sus trabajos. Los colegiales remolones como uno, que despertábamos con cierta lentitud, entonces, no teníamos otra que ir armando un rompecabezas con cada dato de la noticia que veíamos tres o cuatro veces pero que jamás podíamos retener por completo. Así pasó en este caso, de a poco fui entendiendo la historia de un tipo que murió desangrado cerca de la Plaza Italia. Para la tercera vez que oí la historia el asunto me quedó claro y pensé en la mala suerte del sujeto que no alcanzó a recibir ayuda. Pero cuando ya estaba en mis cabales, seguramente como un cuarto para las siete de la mañana, logré ver la nota completa y hacia el final dijeron el nombre completo de la víctima al que no puse atención en principio, como suele pasar con los nombres de las notas policiales. Sin embargo, cuando escuché el apellido Oddó me estremecí, y cuando escuché Parraguez me quedaban menos dudas y crecía mi pavor. Al remate de la nota el periodista dio el toque de gracia: “y fuentes extraoficiales señalan que habría pertenecido al conjunto Quilapayún”. Guillermo Fernando Oddó Parraguez. Willy Oddó. Asesinado en un lío policial. Qué espanto. Demasiado para mi calcetinerismo quilapayunero, que seguramente en esa época estaba en uno de sus momentos más álgidos.

De ahí en más recuerdo un día de clases en shock, compañeros de colegio que dificultosamente entendían mi fanatismo por un grupo fantasma así que menos iban a entender una suerte de depresión por la muerte de un ex integrante. Pero bueno, quizás en ese momento comencé a entender que ya no existía más el Quilapayún que tenía en mi cabeza, el que construía mientras releía y releía el libro de Carrasco o mientras gastaba los cassettes con sus producciones, hasta hoy, nunca editadas en Chile. El mito comenzaba de verdad. Y ninguno de los Quilapayún que vi después con todas sus formaciones y peleas sería el que me pegó en la cabeza, el que cambió mi vida y, a fin de cuentas, me metió en esta devoción-aventura por la música de raíz folklórica. Debo admitir, sin embargo, que cuando vi a los viejos el 2003 en el Teletón algo pasó por mi mente y, de alguna manera, logré rearmar mi propio mito con lo que estaba ocurriendo en el escenario.

Bueno, no tuve ocasión de conocer en persona a Willy Oddó. Apenas lo vi en un par de programas de verano del canal 5 luego del fin de la dictadura, hablando como funcionario de cultura de la municipalidad de Santiago, donde recordaba su paso por el grupo y mostraba el anillo que le regalaron cuando lo dejó y se fue a vivir a Argentina, como un símbolo de un matrimonio de más de 20 años. Al menos parecía todo lo simpático que decía Carrasco en su libro con sus anécdotas sobre las peinetas que sirven para tocar huiro y todas esas cosas. En fin, hay mucha más gente que lo conoció bien y que puede recordar su figura con bastante más antecedentes. Yo simplemente quería dejar expreso mi fanatismo y reconocimiento, recordar el estremecimiento de hace quince años y dos días por la infausta noticia y hacer mi simbólico gesto de recordar a uno de los más extraordinarios cantantes de la Nueva Canción Chilena, y decir que si nadie en la “oficialidad” se toma la molestia de recordar a figuras como Willy Oddó hay que hacerlo entre los que sentimos profunda admiración por su talento y que sabemos que anda por acá cada vez que vemos cantar a su hijo Ismael, cuando en cualquier parte se escucha el “Canto a la pampa” o cuando nuevamente, después de cierto tiempo y a pesar de todas las inclemencias internas, volvemos ahora a los compactos para poner a los barbudos y apretar la garganta mientras suena el “Re-volver” o las frases de su grabación póstuma con los quilapayunes que, escuchadas después de su trágica muerte, toman otro cariz, aún más melancólico, aún más desgarrador.

“Encendido como un astro
alumbrando primaveras.
O acaparando tinieblas
dando a luz estrellas negras.

(...)

Elegiría la vida,
la vida que tuve en suerte,
la vida por ella misma,
la vida contra la muerte”.

PS: sí, la foto se la pelé a la página de Esteban Troncoso. www.quilapayun-chile.cl, supongo que no se enojará. Y además venía en el reverso del Tralalí Tralalá así que es casi pública, no?.

octubre 31, 2006

Pedro Henríquez nos necesita el 17 de noviembre



Una larga serie de actividades se ha realizado desde agosto en ayuda de Pedro Henríquez. Una de ellas, de hecho, fue comentada acá mismo. En las últimas semanas el apoyo ha menguado y, de hecho, el último concierto solidario que se hizo en La Barcaza tampoco fue particularmente exitoso. Claro, a veces las cosas se hacen con más cariño que organización o con la fecha muy encima. Además, la solidaridad siempre decae con el paso del tiempo y, por último, nunca se ha dicho de manera pública y clara el verdadero estado del animador.

Bueno, aunque este no sea un medio muy público espero decir al menos de manera clara. El Pedro está mal. Muy mal. Todos los mensajes esperanzadores que han aparecido en la red lo son en un contexto bastante duro que tenía sentenciado al animador a quedar vegetal. Por eso la felicidad de que recobrara algunos movimientos o que pudiera comunicarse escribiendo dificultosamente en una pizarra. Pero Pedro no habla, no puede caminar y seguramente su estado anímico no es el óptimo. Prontamente lo darán de alta y eso no dice mucho, salvo que en el Hospital poco más se puede ayudar y que, desde ahí en adelante, comienza el lento proceso de recuperación, que debe seguirse en una casa de la familia con enfermeras de día y noche o en una clínica particular.

O sea, ahora viene una parte todavía más complicada, en todos los ámbitos. Por eso, rápidamente se alcanzó a armar desde la Fundación Víctor Jara un grupo de acción que organizó un concierto de envergadura. Será el 17 de noviembre, en el Estadio Víctor Jara con un elenco estelar y cercano al conductor. La entrada costará 3 mil pesos y sólo un lleno absoluto puede significar una ayuda real para la familia. Algunos de los participantes: Sol y Lluvia, Legua York, Arak Pacha, Napalé, Max Berrú, Amaru, Juana Fe, Mano Ajena, Francisco Villa, Vejara, Mauricio Redolés, Rebeca Godoy y alguno más que se me escapa.

Qué más quisiéramos todos los que conocimos, respetamos y sinceramente admiramos la tremenda estatura de comunicador de Pedro Henríquez verlo arriba de un escenario, amenizando nuestras tardes desde alguna radio o, simplemente, escucharlo mientras contaba en Discomanía las más notables anécdotas de la Radio Umbral. Sinceramente se ve difícil que todo pueda ser como antes, pero no se puede hacer menos que quemar los últimos cartuchos para tentar al milagro, y eso pasa tanto por llenar un estadio para ayudar a la familia en los costos de recuperación como por, especialmente, demostrar de una buena vez que el trabajo de tantos años y la eterna generosidad de parte de Pedro Henríquez tiene algún momento de recompensa entre los que, a través de su voz, pensamos y soñamos en mejores días para nuestra patria.

octubre 30, 2006

Memoriamérica


Me da cosa hacer una crónica del Memoriamérica, a fin de cuentas es una historia larga y viene de cerca, así que hilaré un par de frases con suerte. Todo parte en diciembre del 2005, cuando supe que un grupo de La Florida montaba el Sueño Americano. Fui de copuchento y quedé bastante impresionado. Pensando cómo hacer para que se viera este trabajo en un lugar más céntrico, se me ocurrió que un concierto a medias con los Preludio y la Cantata Santa María podía andar. Tenía hasta fecha, abril del 2006, pero bueno, otros quehaceres y la desidia de siempre dejó el proyecto plantado, pese a que hasta los propios Preludio fueron avisados de que algo venía.
Bueno, cuando comenzó a caminar Activarte el asunto tenía más sentido y fue uno de los primeros proyectos que echamos a andar, no sin un interesante intercambio de opiniones de por medio, pero eso es parte del proceso así que no se ahonda en aquello.

Del concierto en sí, tengo sólo para comentar algunas imágenes, como el acarreo de sillas de rigor, la llegada de los Crisol con un loooooote de bolsas, vestuario, instrumentos, etc; los Preludio que llegaron un poco más tarde, y esperaban la prueba de sonido con un ánimo tan distendido que el Ismael Oddó tonteaba con la guitarra y en su punto más álgido tocaba trozos de temas de Wang diciendo "vade retro"; la prueba de sonido de Preludio mientras los bailarines de Crisol hacían una cola larga para ser maquillados y los apoderados que aplaudían cuando terminó la prueba con la canción final de la Cantata; la espera en los camarines, la directora de Crisol, Natacha Poblete, indicando cómo tenían que terminar los niños con el pañuelo durante una de las cuecas del "Sueño Americano"; el Bacho de los Preludio ocupando un tubo de pvc como trutruca para "convocar" a los demás integrantes, la cola de gente que esperaba entrar, la que se tuvo que quedar afuera, los aplausos por el acto de apoyo a Pedro Henríquez, dos notables actuaciones y una sala repleta de pie agradeciendo las presentaciones. Un exitazo de punta a cabo, una experiencia bellísima por el torrente de afecto que se produjo entre todos los participantes y por la generosidad y grandeza de Preludio y Crisol. Un abrazo para todos y ojalá que se repita.

PS: comentario al margen para la torta de merengue de la Leo. Notable!. Mi tobillo bastante mejor, gracias.

octubre 29, 2006

Chilenidades mediáticas


Un lamentable accidente deportivo que me dejó el tobillo pa la miseria hizo que pasara la jornada dominical, luego de hacer el Americanto, por cierto, disfrutando de la televisión chilena. Luego de compadecerme durante unos minutos por Fernando González y los raquetazos que le tiraba el bestia de Federer, encontré a la señora Margot Loyola en el programa "Una belleza nueva" de Warnken. Comentario al margen, que canallada la de Canal 13, compran el programa y por pajas legales se quedan con el nombre que había partido en otro canal, o sea, cabronería de la peor estofa. "La belleza de pensar" y Warnken son la misma cosa, quedarse con el nombre es una verdadera pendejada.

Bueno, lo bonito del programa fue ver a doña Margot tan bien, poder salir con ese aplomo en la tv con más de 90 años y con tanta claridad de lo que se dice es un mérito. Y además, por cierto, regalar su vida, vivencias y teorías de la tonada y la cueca será siempre un lujo que hay que agradecer. Warnken, que como buen alumno se leyó a la pata el libro de la tonada, y al cual le debo un post cuando lo lea de nuevo, se notaba que recién exploraba el área y por eso dejaba con todo tino y respeto el apoyo del programa en doña Margot, haciendo preguntas abiertas y dejando que diera rienda suelta a su anecdotario.

En un momento se comienzan a escuchar grabaciones de los cd que acompañan al libro, una cantora de Concepción, doña Margot se emociona, va comentando la tonada mientras se oye a la informante y maestra y mientras se le ven los ojos brillosos y un par de lágrimas. En fin, pocas veces la televisión permite momentos de esta emoción con el folklore. Gracias por eso, a quien corresponda.

El hecho es que mientras se desarrollaba la entrevista, y cayendo en el zapping de rigor, llegué a "Cada día mejor" o algo así, programa de Alfredo Lamadrid, con el cual me unen un par de anécdotas que no vienen al caso comentar acá (*). La parte final estuvo reservada a los Quincheros, que tenían un interesante contrapunto entre alegatos sobre la escasa difusión de la música chilena y una delicada selección de boleros con una base de instrumentos que parecían sacadas del primer órgano Casio que salió al mercado. Sinceramente, andaban combo y combo con los boleristas que venden sus cds en el Bío Bío y lo digo con todo respeto por los boleristas del Bío Bío porque ellos andan a palos con el águila toda la vida y no tienen otra que echar mano a lo más barato pa ponerse a cantar encima y dejar la garganta en la calle por un par de chauchas con suerte. Es, digamos, un duro y admirable estilo de vida. Los Quincheros en cambio, podrían esmerarse un poquito en algo un poco más pulcro en términos musicales, porque problemas de plata no creo que tengan y estudios de grabación como la gente pueden conseguir en un santiamén. Bueno, igual era divertido que los señores más lo que lesearon con la música chilena, nuestro folklore, los nuevos grupos de huasos que vienen y que finalmente se largaran a cantar boleros. Quizás se lo pidió la producción del programa, quien sabe.

El meollo del asunto, que está bastante abajo del texto en realidad, es que en ese momento, por magia televisiva, hubo un paralelo bien notable sobre dos modelos de chilenidad, de entender el folklore, de vincularse con las raíces, de generar identidad. Y que más allá de que uno sienta afinidades o vea más legitimidad en uno que otro, igual no deja de ser que ambos convivan en la televisión y que se puedan ver de una manera tan masiva. Del mismo modo, de repente en canal 5 hay varias expresiones de la raíz folklórica, y qué decir en el Tierra Adentro o Frutos del País.

En resumen, la cosa no es tan fantasmal como se dice y con un poco de paciencia se puede encontrar. Bastante ramplona la conclusión pero la discusión de fondo da como pa un ensayo o una cosa así, que espero que alguien se anime a hacerlo, porque lo que es yo ni a palos.


(*) acá tampoco vienen al caso comentarlas, en un próximo post quizás. El tobillo está un poco mejor, gracias. Al menos pude llegar al computador como ven.

septiembre 09, 2006

La golpista que cantará para Gladys



Soledad Bravo fue una muy destacada intérprete de la música popular latinoamericana. A través de su voz pudimos conocer algunas de las más bellas canciones del folklore venezolano y parte esencial del repertorio de la nueva canción del continente. Más adelante incursionó más en la salsa y otros estilos más tropicales, con éxito por cierto, y aunque el tiempo queda de manifiesto comparando sus primeras grabaciones con las más recientes, nadie puede negar su importancia y su trayectoria.

Por otra parte, como tantos otros que han ido aprendiendo, según sus palabras, con el paso del tiempo, esta intérprete ha cambiado su opinión política según pasan los años. Y así, de ser una ejemplar representante del mundo cultural de izquierda, en los últimos años ha tomado un rol más que activo en la oposición al presidente de su país, Hugo Chávez, incluso como instigadora de golpes de estado para “recuperar la democracia”. Ocupando google de manera casi aleatoria, transcribo la primera cita suya que encuentro sobre el mandatario “Venezuela cuenta con un pueblo combativo, unido y solidario, que no acepta la imposición de un régimen autocrático y despótico, así se disfrace de utopía revolucionaria”. Podemos decir que se trata de una Patricia Maldonado cualquiera, con el debido respeto a Patricia Maldonado, que conserva su voz en bastante mejores condiciones. Demás está decir que apoyó el golpe fallido del 2003 y que si viene otro lo apoyará con las mismas o más ganas.

Bueno, y a mí qué me importa que la señora se diera vuelta la chaqueta. Sólo una cosa, más o menos importante según mi juicio. Recientemente han aparecido algunos comunicados de una empresa periodística llamada “Comunicación en movimiento” (de mal gusto el nombre a todo esto, genera confusión innecesaria. No sé si será oportuno mencionarlo, pero Cultura en Movimiento no tiene nada que ver con esa gente) que anuncia un disco colectivo llamado “Una canción para Gladys” o algo por ahí, donde grandes nombres de la música hispanoamericana grabarán o cederán un tema como homenaje a Gladys Marín, presidenta del Partido Comunista Chileno hasta su fallecimiento. Dentro del lote están Ismael Serrano, Tommy Rey, Quilapayún (no se especifica cuál de los dos, si la cosa es por el PC debiera ser el de Parada) y varios más que se me escapan. Entre todos ellos, por cierto, se menciona de pasadita a doña Soledad Bravo como parte de esta producción.

Un desatino a mi juicio, qué más se puede decir, tanto de parte de la señora que accede a entregar un tema y revincularse con un mundo que no la quiere ver ni en pintura y especialmente de parte de la organización, que supongo tenía claro la visión de Marín y su partido sobre el “proyecto bolivariano” de Chávez. Nota al margen, el disco marcaría el regreso, ahora sí, de Dicap (Discoteca del cantar popular, sello del PC desde 1968 hasta años del exilio).

Quién sabe, a lo mejor “el partido” como le llaman sus cercanos quiere hacer una osada apuesta política y tiene pensado invitar a algún connotado representante de la derecha musical chilena y algún opositor a Evo Morales para dar muestras de “integración” y “tolerancia”, quizás como moneda de cambio para entrar al Parlamento. De no ser así, es simplemente torpeza. E ignorancia. Y una penosa partida para la “resurrección” de Dicap. “No me ayude comadre”, se le podría decir a Soledad Bravo, que dejaría los actos con sus amigos empresarios venezolanos para tomar un avión y marchar, heroicamente, por las anchas alamedas. Y pensar que hay gente que le reclamó a Ismael Serrano porque cantó para la Bachelet. Este sí que es un pastelazo.

agosto 30, 2006

Cuequeros al ataque, video promocional, ¿cómo estoy Godoy?

Al guatón Ricardo Silva le digo que es el "Da Vinci" de nuestro lote. Canta, toca instrumentos que no enumeraré para no dar la lata, le hace a la poesía, es diseñador, se las bate impecablemente con el sonido para los recitales y ahora, además, le bajó por los videos. Claro, algunas cosas las hace mejor que otras, pero que le pega, le pega. Chapeau por el guatón, que por cierto es animador de radio, había olvidado detalle tan importante. La Radio en movimiento, cierto, hicimos un programa re lindo con los Vejara, se subirá prontamente.

Bueno, el hecho es que hizo un video promocional de "Cuequeros al ataque", concierto que marca el inicio de Activarte Producciones, proyecto que esperamos ayude a reposicionar a nuestros artistas en el mercado musical. La apuesta, por cierto, suena un poco deschavetada pero por eso se vuelve sumamente apasionante.

"Cuequeros al ataque" será el 7 de septiembre, y cantarán Los Trukeros, Los Porfiados y Héctor Pavez, elenco de primera como ven. La cosa ocurrirá en el Galpón de Víctor, a las 20 horas. Hay entradas en preventa en Discomanía y Radio Nuevo Mundo a 2.500. El día del recital será a tres lucrecias.

Bueno, los invito a ver el video. Falta el testimonio de Pavez, pero la cámara la conseguimos sólo por un par de horitas. Pese a esa ausencia involuntaria, creo que la cosa tiene bastante brillo. Sobre todo si se piensa que es el primer trabajo de este "maestro chasquilla" del arte popular.


agosto 26, 2006

Adiós al padre de la chacarera


77 años tenía don Carlos cuando se fue hace un par de días, pero no sé si le quedaba algo por hacer. Su hijo, Peteco (dicho sea de paso, mi líder, maestro, mentor y gurú, y que por cierto no se llama Peteco, sino Carlos Oscar), dijo poco antes que muriera que “si bien él tiene 77 años, yo siempre digo que él tiene 77 años bien gastados, como los de antes. Gastados de trabajo, de noches y chacareras”. Se le conoció y se le conocerá como “El padre de la chacarera” por su inmenso aporte al repertorio y por su capacidad de reinstalar a Santiago del Estero como una zona esencial para el mapa del folklore argentino. Además, fue el hermano mayor de los “12 apóstoles copleros”, los 12 hermanos Carabajal que dieron forma a un verdadero clan familiar dedicado a la música, de generaciones que siguen saliendo y reinventando la música de su país. Si alguien tiene interés en ver el árbol de las primeras generaciones de la familia puede meterse en esta página de unos japoneses que parecen que admiran mucho al clan.

En realidad tengo tal despelote con el repertorio de los Carabajal, ya no sé quién compuso qué cosa entre ellos, ya que gran parte de los temas se cantan como parte del patrimonio nomás. Hurgando un poquito en internet lo encontré como coautor de temas como “Entre a mi pago sin golpear”, “Mi abuela bailó la zamba”, “Desde el puente carretero”, “Domingo santiagueño”, “Chacarera del patio”, la “Zamba para un bohemio guitarrero” y otras cuantas verdaderas joyas. Impresionante. Bueno, don Carlos dejó la pega hecha, seguro que se fue contento. Peteco lo explica acá: “No sé si el intelecto santiagueño alcanzará a ver lo que es mi padre. Él fue un soñador de la chacarera. Le dio una nueva conciencia. Hizo que la comprendieran, la vivieran y la sintieran de una manera diferente. Hasta inventó un rasguido y una forma nueva de tocarla. Antes cantaban criollas. Él la hizo más musical, más moderna”.

Cantando nomás, “lo que en el pecho se siente”, Carlos Carabajal dejó un legado que seguramente jamás imaginó cuando comenzó a tomar la guitarra. Forjó un canto que ya no se acaba más, que en Santiago del Estero brota cada vez más fuerte, que se entona en todo el mundo, en España (donde grabó un cd solista), en Japón y, por cierto, en Chile, donde más de un rayado anda tratando de difundir su aporte magistral.

agosto 24, 2006

Tres días para hablar de raíz folklórica

Estimados, el 29, 30 y 31 en la UMCE se harán tres interesantes conversaciones sobre la música de raíz folklórica chilena. El martes será sobre las generaciones recientes y su vínculo con los movimientos históricos de la música del país. El miércoles la cosa tratará sobre la cueca urbana, su irrupción y permanencia, y el jueves conoceremos las proyecciones y padecimientos de los sellos que apuestan a la este tipo de concepto musical. La cosa es a las 18.30 en el Salón de Honor de la UMCE y completamente gratín. Produce y modera Máximo Chambónez, es decir, quien les escribe. Pa que cachen el nivel, ja.
Dentro de los que hablarán están confirmados Rodrigo Torres, Mario Rojas, Cecilia García-Huidobro, Carlos Salazar del Sello Azul, Italo Pedrotti, Gonzalo Vargas de Amaru, Manuel Sánchez y algunos más que están confirmando su asistencia.

Bueno, el que pueda que trate de ir, creo que será muy interesante y si todo resulta la conversa podría quedar testimoniada en algún tipo de documento. En fin, eso será pa después. En rigor, esta es la primera pata de una serie de conversaciones que veré dónde las seguimos haciendo, hay cinco más en mente y con eso podemos armar un librito de lo más monono. Pero, repito, eso será pa más adelante.

En fin, resumiendo, 29, 30 y 31 en la UMCE, JP ALessandri 774. 18.30 horas, Salón de Honor. Todos invitados. Cariños.

agosto 20, 2006

Un pequeño milagro de la música


Pocas cosas me ponen más triste en la vida que ver una sala semi vacía cuando se inicia un espectáculo. Peor aún si está tres cuartos vacía o quizás un poco más. Qué decir si el concierto en cuestión es un acto solidario y si, para mayor desgracia, es nada menos que una de las actividades de apoyo para Pedro Henríquez, emblemático animador de programas de música latinoamericana de radio Umbral, Nuevo Mundo, Tierra y varias otras. Fue en el Cariola y no creo que en algún momento hayamos llegado a ser cien personas. El elenco era bastante renombrado: Felo, Freddy Torrealba, Huaika y Arak Pacha. Pero la gente no llegó, habrá muchas razones, avisado a última hora, poca propaganda, lo difícil que es mover gente para un domingo, muchas actividades muy próximas de apoyo al Pedro (el jueves hubo una en el Café Brazil y el viernes otra en el Naitún) pero bueno, la cosa es que la desazón en el inicio era evidente.

Pese a todo, sin embargo, algo ocurrió y se cumplió uno de los objetivos de la jornada. En la soledad del teatro, los artistas tocaron como si estuvieran ante multitudes y la gente fue enganchando de a poco, con Huaika que tocó como cuarteto (al fallecido Eloy Alquinta hay que agregar que no estuvo su hermano Ankatu), con Carlos Cabezas de Los Jaivas que quiso llegar y hacer su aporte y con el Freddy. Cuando el Arak Pacha hizo su show la cosa era fiesta pese a todo. De los 100 había por lo menos unos 50 bailando y el asunto prendió como si el teatro reventara o como si fuera uno de los tambos que suelen repletar el Conacín.

Al final, metidos en el mundo que nos entregaron todos los artistas que participaron de la jornada, nos fuimos todos contentos, cantando para nosotros el "Julián" y la "Adelita", pese a que, en rigor, no había muchas razones para alegrarse. El Pedro sigue mal, por más que digan que está reaccionando, su cerebro tiene un daño enorme y, de hecho, todavía ni siquiera está fuera de peligro y los avances son mínimos. Y, por otra parte el concierto solidario fue más bien solitario, lo que no deja de ser triste no sólo por el enorme y eterno esfuerzo del Patara, otro maratonista de la cultura popular, sino porque estaba la familia en el Teatro y estas cosas se hacen para subirles el ánimo, darles fuerza y entregarles afecto. Quizás el ánimo y la fuerza no llegaron en la cantidad que se esperaba, pero el afecto estuvo en patota y, pese a todo, la música pudo hacer un pequeño milagro. El milagro grande, el que todos esperamos, es bastante más difícil, pero no por eso hay que dejar de creer en él y hacer todas las fuerzas posibles para que pueda ocurrir.

julio 29, 2006

TODOS SOMOS ROJAS


A título personal, como Manuel Vilches Parodi, ciudadano chileno, en pleno uso de las facultades que me van quedando y en nombre del Colectivo Unitario Americanto Autónomo (CUAA) apoyo de manera decidida, enfática, taxativa y perentoria la postulación del señor Mario Rojas al premio a lo Chileno. De hecho, he votado por él en tres computadores distintos, lo que demuestra mi inquebrantable compromiso con la causa.
Suerte compañero, ahí estaremos haciendo claque (que término más viejo).
Un abrazo
Manuel Vilches, periodista y poco más que eso.
Colectivo Unitario Americanto Autónomo (CUAA)
Domingo, 9 horas, Radio Nuevo Mundo.
www.culturaenmovimiento.cl // mvilches@vtr.net

PS: quien quiera sumarse a esta noble iniciativa (para que no se lo gane Cardoen), sólo tiene que ir a www.premioalochileno.cl y emitir su soberano sufragio. Corran la voz pues.

julio 17, 2006

Mil guitarras y mil estrellas por Pepe Hernández

Pepe Hernández, infinitas gracias por todo. Tanta generosidad, gentileza, rectitud y sencillez se me quedará grabada por siempre. De las capacidades artísticas hay poco que decir, están los discos y todos quienes le han oído sabrán de su estatura de intérprete y de la simple belleza de sus creaciones.

En el plano personal, se me quedaron grabadas algunas de sus confesiones artísticas, como que Rolando Alarcón, su maestro y amigo, nunca alcanzó a conocerle como autor. Tampoco se me olvida cuando me dijo, apenas hace una semana en la pieza del hospital, que el sueño de su vida, desde jovencito, era cantar con el Cuncumén y recordaba cuando los veía en sus ensayos y se moría de ganas de dejar el rincón de la sala y sumarse al coro entusiasta y patriota.

Del mismo modo, recuerdo su gran participación en el acto del cumpleaños 75 de Rolando Alarcón (al cual llegó corriendo luego de actuar con el Bafona, haciendo un esfuerzo enorme). Ahí cantó emocionado "Mirando pa’ la bahía” (“La sebastiana”) mostrándole simbólicamente su trabajo a quien fuera su maestro. Y, por sobre todas las cosas, guardo muy sentidamente todas las veces que me dijo “pero claro, tú sabes que cuentas conmigo” ante cada vez que le pedí un favor o ideábamos alguna cosa, como cuando quise que se hiciera una visita a la tumba de Rolando Alarcón para la marcha del 11 de septiembre del 2005. Al final no se hizo, lo más probable es que se haga el 2006 y, si así ocurre, claramente estaremos cantando con Pepe, tal como él quiso hacerlo.

En fin, no sé si alcancé a ver más de diez veces en vida a Pepe Hernández, pero esas pocas veces me bastaron y sobraron para guardarle un aprecio interminable, porque cada uno de esos encuentros fue un momento particularmente grato. En su casa, conversando sobre Rolando para el famoso libro que saldrá alguna vez; en el Bafona, intercambiando material o enterándome de sus nuevos proyectos; en la Radio Nuevo Mundo, mostrando “Por los cerros de mi puerto” el que terminó siendo su último trabajo solista; o en Olmué, cuando como impecable huaso iba con su hermano, poco antes del inicio del Festival, para sumarse a la orquesta festival como parte del coro.

Hay un nuevo trabajo de homenaje a Rolando Alarcón, que se está fraguando y del que espero hablar más adelante. Pepe Hernández estaba ahí, como número puesto, y de eso hablamos la última vez que lo vi, y quedamos de pensar su participación, pese a que en algún momento me dijo “aunque no sé si volveré a cantar”. Yo lo tomé como un pesimismo pasajero de quien está en un momento jodido, pero trágicamente tenía la razón. De todos modos, ganas e ingenio no fallarán para que esté en el nuevo homenaje que le haremos a Alarcón. Ambos saben que él, más que nadie, tiene que estar en esa iniciativa y, de algún modo, así se hará.

Ayer me pasé de la radio al hospital para saber de su salud y ver cómo andaba de ánimo, porque pronto debía comenzar la quimioterapia y eso sí que es cosa dura. Cuando me encaminaba hacia su pieza, el guardia me alcanzó y me avisó secamente la mala noticia. No lo podía creer. Y aún no puedo creerlo, cómo podía sucumbir alguien con tanta vitalidad. El guardia me dijo que había muerto, pero me acordé de una canción que cantan Victor Heredia con Peteco Carabajal y, con esas frases que me daban vueltas en la cabeza, me quedé un poco más tranquilo:

“Siempre que un cantor se escapa
de la tierra y sube al cielo
una estrella brilla más.
Mil guitarras, mil estrellas,
brillarán y cantarán.
Cada estrella es un amigo,
que en la noche alumbrará.
QUE LOS CANTORES NO MUEREN
SE VAN AL CIELO A CANTAR.
Mil guitarras, mil estrellas
brillarán y cantarán.
Cada estrella es un amigo
que en la noche alumbrará”.

junio 12, 2006

El periodista, el poeta y el arquero

Me tomaré la licencia de meter en este espacio un asunto que no tiene mucho que ver con música pero que de todos modos quería contar.

A fines de 1999, me encontraba haciendo la práctica en la sección deportes del diario La Tercera. Dentro del equipo de periodistas resaltaba Marco Sotomayor, quien había adquirido notoriedad como co equipo de Eduardo Bonvallet en sus años de mayor gloria. Por esa época en que yo entraba al diario, justamente, Sotomayor acababa de editar un texto de poesía, llamado “Poemario inconcluso”, que fue regalado a todos los integrantes de la sección, salvo a los tres practicantes que veníamos llegando y poco y nada teníamos que ver en la historia. De hecho, recuerdo que una mañana quedamos casi a cargo de la sección porque todo el resto andaba en el lanzamiento del libro. Como varios de los muchachos dejaron el texto en sus oficinas y nosotros teníamos que peregrinar por los distintos computadores porque no teníamos lugar fijo de trabajo, en varias ocasiones me encontré con el librito famoso.

Aunque debo admitir que la poesía nunca ha sido mi fuerte, igualmente eché unas cuantas hojeadas al asunteque, un poco curioso por ver qué pasaba con el pelotero-poeta. Como esto fue hace más de seis años, recuerdo poco más que mi perplejidad por la gran cantidad de poetas tributados y la de citas de otros autores que no conocía ni siquiera de rebote. De los textos en sí no enganché con ninguno, salvo con uno de los últimos, una apasionante oración de un arquero al cual están a punto de chutearle un penal. Pensé incluso en que alguien podía ponerle música, que podría salir una cosa muy entretenida.

Bueno, el hecho es que terminé mi práctica, a los pocos meses me llamaron a colaborar a La Tercera y Sotomayor ya no estaba en el diario. De ahí en adelante me lo encontré un par de veces en otros lados y él, siempre muy atento y respetuoso, me saludaba muy deferentemente, pese a que no cruzamos más de un par de palabras y que a lo mejor ni se acordaba de dónde nos conocíamos. Pasaron muchos años y hace un par de meses lo volví a pillar en las oficinas de Ojo Extra, proyecto periodístico en constante preparación y que prontamente debiera estar nuevamente en las calles. El era el encargado de deportes y yo una suerte de corrector diurno y periodista nocturno. Ahí pude ratificar el grato concepto que me insinuaba su persona, en cuanto a su preparación y capacidad tanto profesional como humana.

Por asuntos varios, me tocó reemplazar por un par de días al muchacho que trabajaba en deportes junto a Marco. Fue un asunto bien agradable porque nos coordinamos muy bien y la empatía creo que era evidente. Yo me sentía contento de poder trabajar y aprender con alguien que siempre me causó un tanto de curiosidad y respeto por su manejo del oficio. Por otros asuntos varios, de un día para otro Sotomayor no fue más al diario, renunció al puesto y, por obra y gracia de “la fortuna”, pasé en cosa de días de ser un burócrata corrector al nuevo encargado de deportes, justamente en el lugar que él estaba dejando vacante. Por mucho que pueda parecer un privilegio profesional, igual el asunto me sonrojaba un tanto y, de hecho, cuando Marco llegó a terminar de arreglar sus asuntos al diario no supe qué decirle por estar en su puesto y ni siquiera creo que me despedí como correspondía. Supongo que él supo entender mi incomodidad en la situación y que no si no fui más expresivo o afectuoso fue de corto y no de roto ni nada parecido.

Algunos días después, en el aniversario de la Radio Nuevo Mundo, estaba mirando las presentaciones de los músicos y de repente me iba al “puesto instalado en el hall del teatro”. Un poco de reojo, casi de improviso, me pareció ver la portada de un libro con ciertos detalles de colores que se me hacían conocidos. Partí curioso al puesto y, efectivamente, se trataba del mismo “Poemario inconcluso”. Lo adquirí rápidamente y fue una alegría grande el prolongar mi contacto con alguien con quien me sentía en deuda y, además, por contar con un libro que, quizás torpemente, siempre sentí que debía pertenecerme. A fin de cuentas, después estuve muchos años en Deportes de La Tercera y, aún hoy, a dos años de mi salida, me siento parte de ese grupo.

Bueno, cuando iba arriba del bus en el comienzo de mi viaje sureño, tuve la ocasión de reencontrarme con los poemas que vagamente recordaba. Esta vez me fue un poco mejor, agarré un poco más, varios de los poetas ya me sonaban algo más de cerca y algunos de los textos me gustaron bastante. Sin embargo, me seguí quedando y disfruté de punta a cabo con el del arquero que reza mientras espera que le pateen un penal, el cual, dicho sea de paso, fue escrito en homenaje a Nelson Tapia en una jugada que cualquier chileno bien nacido debe recordar con absoluta claridad: el “lanzamiento de doce pasos”, como dicen los colegas, del italiano Roberto Baggio en el primer partido de Francia ’98. Repitiendo mis excusas por escribir esto que no tiene que ver con el ámbito del blog y, de algún modo, explicitando mi reconocimiento por el colega temerario que le hace a la poesía, quisiera compartir el texto con todos ustedes:


LA ORACIÓN DEL ARQUERO FRENTE AL PENAL

¿Qué pasó que terminaron los clamores?
¿Adónde fue ese aliento de mar que afirmaba
Mis manos?
Qué pacto de amor entre el fusilero y el silencio?
Hasta las banderas calmaron su oleaje…

El proyectil espera al verdugo y
La distancia caerá rotundamente

Es la hora del sacrificio, cuando
Los ángeles toman las puertas de acceso
Y aprendo que en la vida nada
He aprendido

Quedan el cuerpo mártir,
El instinto
Y esa angustia que teje su propia malla

Ya no recuerdo ni éste ni otros mundos
Es tal la soledad que no puedo pensar
Sino en mis botines atados al pasto,
En mis piernas que apenas pueden balbucear
Esta plegaria
En mis manos que se evaporan con el calor
De los guantes

Y el fusilero que se acerca
Para cubrir la tumba:
Lleva una pala en el pie
Y su vista empuñada

¿Por qué acumula tanto odio
En su mirada?
Lo sé:
Porque sólo anhela matarme
Gritar mi caída a las estrellas
(lo perdono…)

!Pero cuidado!
Que a veces dios reasume su viejo
Oficio de Dios y
El león termina empalado en
La corona del ciervo y
Diez dedos son más fuertes que
Arma y asesino y
Que tal vez (¡justo hoy!) las
Flores cubrirán mi refugio y
La gloria me levantará en andas
Más arriba del cielo

mayo 29, 2006

Apio verde, Nuevo Mundo


El pasado sábado 27 de mayo fue el acto del 74 aniversario de la Radio Nuevo Mundo. En el Cariola lleno, se hizo la gran fiesta que fue animada por Marcos Castañeda por parte de los anfitriones, el actor Daniel Alcaíno y una leyenda de la radiofonía, don Miguel Davagnino.

Por algunos delicados asuntos domésticos, y por estar editando el último capítulo de Radio en Movimiento, llegué un poco tarde. Y por otros motivos, me tuve que ir antes. Alcancé a disfrutar de Jorge Yáñez, Eduardo Peralta, La Contru y Elizabeth Morris. Cuando me iba estaba llegando la prole de "La mano ajena" y algunos de los "Intis históricos".

Bueno, el asunto estuvo notable como siempre y demostró la gran capacidad de organización del Club de Amigos, que en gran medida mantiene en pie a la radio gracias a su fidelidad y cariño. Apenas llegué al Cariola, amigos que trabajan en la Nuevo Mundo me contaron que me perdí el saludo que le hicieron al Americanto. "Y parece que trajiste barra" me dijeron, porque parece que se escucharon hasta un par de "bravo" o de aplausos exagerados. Creo que sé quien fue, un tocayo chuncho seguramente, pero de todos modos agradezco el cariño desde esta humilde tribuna.

En realidad, quería aprovechar la ocasión y el post para manifestar nuevamente mi admiración por Jorge Yáñez y decir que su disco "El huemul" es una de las cosas más estremecedoras que he oído en mi vida. Ese día cantó las "Décimas por José Manuel Parada" y fue algo verdaderamente tremendo. Como decimero el caballero es simplemente un maestro, todos mis respetos para él.

Y lo otro era manifestar mi alegría por la oportunidad que me ha dado la Radio Nuevo Mundo por estar durante cuatro años como parte de su elenco. Es muy reconfortante poder estar de "colado" en una familia tan bonita, tan grande y que tiene tanta vida y tantos afectos entre medio. Ahora que ando por los sures estoy tratando de ir a las "filiales" que hay por acá, justamente, para estrechar lazos y ver cómo nos vamos acercando. Poder sentirse parte de una cosa que es tan importante para tanta gente y que ayuda tanto a tantos por todo Chile es un verdadero regalo para mí. Eso no más, apio verde y larga vida pa la radio y un abrazo a todos los que ayudan a hacerla crecer.

abril 23, 2006

Las cosas en su lugar

El viernes pasado se desarrolló la Gala Cultural del Festival de las Ideas. La organización quedó a cargo de Cultura en Movimiento. Y en resolución “dedocrática” fui designado como el responsable de tan alta tarea.

Finalmente la cosa salió bien. Muy bien, por asunto de convocatoria, calidad del espectáculo, interés de la gente que fue, nuevos amigos que “reclutamos” para informarlos de lo que hacemos en CEM y más. Ante tanto éxito quedé como rey. Me felicitaron, hasta me tomaron fotos con la vieja abrazados. Na que ver, eso es del Temucano parece.

Bueno, lo que quería decir, simplemente, es que el mérito hay que dárselo a quien corresponde. Y esos son, obviamente, los artistas. Primero, porque a cada uno de los que llamamos para que fueran parte del encuentro (Natalia La Mura, Héctor Pavez, Aguamadera y Los porfiados de la cueca) nos mostraron de inmediato su entusiasmo y se embarcaron sin preguntar condiciones ni pedir requerimientos. De sus actuaciones poco queda que agregar, todos quienes los vieron pueden entregar sus comentarios.

Los Aguamadera, y especialmente sus directores, Emilia con Paulo, además, decidieron ayudar con la titánica tarea de tener un buen sonido, por lo que además de conseguirlo lo acarrearon y ayudaron a instalarlo porque los que estábamos ahí veíamos a esos cables y aparatos como si fueran tubos de ensayo. Los argentinos Pablo Fernández y Alejandro Jusim, como siempre, tuvieron una voluntad a toda prueba y Jusim, más encima, tuvo que llegar solo a Carmen 340 luego de bajarse del bus sin que nadie lo estuviera esperando *.

Otro músico, además, fue el encargado del sonido. Ricardo Silva tomó esa noche un curso intensivo de especialista en la materia y el resultado fue simplemente sorprendente, sólo por el entusiasmo de que los colegas tuvieran las condiciones que generalmente él mismo no ha tenido cuando ha debido cantar en diversas partes. Para el final dejo a los Vejara, que dijeron durante la Gala que se habían “colado” y más encima nos dieron las gracias, como si no supieran el modo cómo nos honran con el interés y el cariño que nos entregan.

Pareciera que está tan desmejorada la realidad artístico-productiva que todos estos amigos parecen creer que uno les hace un favor invitándolos a tocar durante un rato por poco más que los aplausos. Sería bueno que empezáramos a entender que la cosa es completamente al revés. A ellos les debemos el éxito de esta jornada y sólo el talento, el empeño y la grandeza reflejada en la sencillez de toda esta gente permite que se puedan desarrollar eventos con algún mediano éxito. No me queda duda que, por el momento, el más grande capital que tenemos, si no el único, son los músicos, y me faltarán palabras para agradecerles a todos que ayudaran tanto y de tal manera para que esta aventura, ideada como siempre sobre la marcha y contra el tiempo, pudiera tener un final medianamente feliz.

Luego de un evento de este tipo, el apetito se abre. A fin de cuentas, Carmen 340 es un lugar que más allá de su simbología invita a compartir y a hacer veladas con esas características. Si lo podemos repetir, los que organizamos tendremos que hacer un esfuerzo más grande para mantener esa convocatoria y poder proyectar el acontecimiento. La pega será dura, pero espero que finalmente podremos estar a la altura de los que nos regalan su trabajo arriba del escenario.

marzo 28, 2006

Algunos discos recientes

Ya que no hay página, aprovecharemos el espacio de este blog para anunciarles algunas cosas que están en el mercado, por si quieren conocerlas

Ensamble serenata: es el segundo disco de este grupo de cámara latinoamericana.
Mantiene la línea del primero, pero quizás tiene un acercamiento aún mayor a las sonoridades populares y trae interesantes ritmos latinoamericanos, no del todo conocidos, como la mejorana de Panamá o el tondero peruano. Además, las creaciones de Claudio Acevedo, Guillermo Milla (integrantes del grupo) y la inclusión de un tema de Chicoria Sánchez muestra el desarrollo de una música instrumental chilena de raíz folklórica con matriz “docta”, cosa que si bien ocurrió antes y en Latinoamérica existe en varios países con fuerza, aquí da la idea de ir tomando cierto volumen esperanzador. Los músicos incluyen a dos integrantes de la Orquesta Sinfónica, y a destacados profesores universitarios de sus respectivos instrumentos, así que la cosa es a todo trapo. A la venta en la sede de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, primer piso, Compañía con Sotero del Río.
www.ensambleserenata.scd.cl


José Cerpa, Hojas de higuera: trovador chileno, de corta edad pero con 18 años de trayectoria. Acaba de hacer su lanzamiento en el Galpón Víctor Jara. Tiene cosas con el perfil típicamente intimista de la trova, pero a la vez cosas que van por el camino “agitadórico”. Cuenta también con buenos músicos que ayudan a darle diversidad al trabajo y, además, es una excelente oportunidad para conocer el trabajo como ingeniero de sonido de Eric Maluenda, ya que es uno de los tres trabajos que desarrolló hasta su muerte.Prontamente a la venta en Discomanía, por mientras se puede consultar en www.culturaenmovimiento.cl

Mauricia Saavedra, A la raíz de un pueblo: Compositora y cantora de estilo netamente campesino, proveniente de Sagrada Familia, localidad cercana a Curicó. Este disco es un registro de una presentación en la Sala Master, donde suele cantar gracias a las gestiones productivas de doña Maruja Sánchez. Muestra una interesante variedad de tonadas (de coleo, con estribillo y en décimas) y, además de narrar problemáticas del mundo rural (algunas fácilmente equiparables a las de la ciudad) cuenta con algunas interesantes innovaciones en su musicalización. A la venta en Discomanía, 21 de mayo 583, local 894. www.chilediscomania.com


“Antología de música tradicional chilena”, varios intérpretes
La investigadora Patricia Chavarría, Premio Nacional de Folklore 2005, entrega una selección de cultores campesinos en grabaciones realizadas desde la tercera hasta la décima región y desde los años ’60 hasta épocas más recientes. El disco tiene especial valor para quienes aprecian el canto auténtico, tomado de su escenario natural. Obviamente hay algunos problemas de sonido en determinados temas pese a los esfuerzos técnicos que se realizaron, pero el valor documental del trabajo permite pasarlos por alto. Además, el disco viene con un completo librillo donde se comenta el contexto del tema, se enseña la afinación de la guitarra en cada tema y se entrega una transcripción de la melodía (todo esto es trabajo del profesor Fernando Escobar). A la venta en Discomanía, 21 de mayo 583. (les debo la foto)


Hay canciones de varios de ellos disponibles en el radioblog de artistas de Cultura en Movimiento, para que vean por cuál lado va la cosa.

Salutes a todos

El "Mundoferta" del folklore chileno

Ya que el Americanto se encuentra fuera en la "lucha" de las webs musicales chilenas, puedo hacer algunos comentarios sobre otros sitios sin que se tome como una suerte de competencia.

Hace algunos días han llegado correos de la página www.folklorechileno.cl, donde el webmaster invita a toda clase de artistas a enviar su reseña y figurar en la página. El hecho no tiene nada de malo, salvo porque para ser parte hay que ponerse con unos pocos miles de pesos.

De este modo, cualquier persona que se sienta "incomprendida" por la indiferencia del medio chileno puede sentirse realizada figurando al lado de verdaderas eminencias de la música chilena por un par de chauchas. Y de este modo, también, el dinero pasa a ser un factor para determinar algo tan delicado como la historia, y nos damos cuenta que estos espacios que suelen ampararse en filantrópicos principios de la "defensa" y la "difusión" de los compatriotas en realidad ocupan sus contenidos para parar la olla.

Todos los medios de comunicación tienen espacios y formatos que son profesionales en su contenido y reciben dinero por publicidad y de hecho así se mantienen. Sin embargo también hay otros que son híbridos y hacen coexistir de manera muy difusa su material con la propaganda por lo que pasan a ser un pastiche anecdótico que no tiene rigor ni interés periodístico.

Bueno, este es uno de los casos de infomerciales pero con la música folklórica. El hecho de todo este texto es que cuando llegue a la sección de reseñas de este sitio, no pesque. Varios de los que están ahí no tienen más mérito que haber puesto un par de lucas y nunca quedará claro si el resto de la página se hace pasando el sombrero o con un real trabajo de producción e investigación. .

Hace algún tiempo, el Zeta de Nuestrocanto hablaba de su portal como el de la "cultura limpia". Tanto le dio con el asunto que llegué a pedirle que me explicara porque no entendía el por qué de su tosudez. Aunque seguramente no se refería a este asunto en específico, su frase tiene sentido porque es conveniente marcar las diferencias.

febrero 10, 2006

Y con todo y mi tristeza

Así no más, tal como la canción de Juan Gabriel, se cayó y se calló el Americanto.cl. No viene al caso comentar el hecho, ya está tomada la decisión y habrá que cambiar muchas cosas para que vuelva a flote en un mediano plazo. Supongo que mientras duró ayudó en algo, que fue un buen intento y que espero que sirva para próximas iniciativas personales o de otra gente. Sólo podría decir, a grandes rasgos, que el voluntarismo es valioso y necesario pero a la vez insuficiente y que hay que trazarse objetivos y tareas dimensionando en justa medida las capacidades y disposiciones propias y del resto.

Quizás pueda parecer un poco drástica una medida así si el proyecto no superaba los nueve meses. Pero bueno, hay que saber obedecer a la cabeza y el cuerpo, y si lo que se supone que era un desafío y una esperanza se vuelve de frentón un cacho, más vale cortarlo de una. La música tiene sitios consolidados para la difusión del quehacer de los artistas, por lo que la baja no es tan sensible. La tarea de investigación y documentación, que debió darle el elemento distintivo, nunca pudo realizarse de buena forma y, justamente, espero retomar el proyecto cuando me encuentre en condiciones de responder.

De todas maneras, nada se deja del todo y espero colaborar con otras páginas amigas en materias de difusión musical y, bueno, comentar algunas cosas por acá. Del mismo modo, quien quiera seguir oyendo el programa puede hacerlo en el radioblog de cultura en movimiento, en la siguiente dirección.
http://www.culturaenmovimiento.cl/radio/radio.blog/index.php?autoplay=1

Hay importantes desafíos personales que abandoné por largos meses, en gran medida, por la página, así que es la ocasión de responder a las cosas urgentes e importantes, para cumplir en momentos más oportunos los proyectos que se volvieron casi obsesiones pero que, en lo concreto, dejaron magros resultados desde muchas perspectivas.

Salutes a todos y seguimos en contacto

enero 16, 2006

Por lo menos, así lo veo yo (como dijo Nimo)


Hola, quisiera compartir algunos pensamientos huachos

Sobre los premios Apes: curiosos los nominados a mejor disco. Primero, raro que los tres sean del Sello Azul, la gente que vota en esta “prestigiosa” asociación podría ponerle tinca y conocer algún otro de los más de 20 discos que salieron durante el año. Sin comentar a los que están (Los Santiaguinos, La Contru y los Surcadores del viento), creo que hubo varios que tenían méritos para incluirse: partiendo por la impresionante vigencia del Baucha, la certera antología del Cuncumén, la vanguardia cuequera de Los Trukeros y el aporte estético del Ensamble Tradicional Chileno. Su ausencia sí que me extrañó porque también son Sello Azul, o sea que los que votaron sí lo oyeron y no lo incluyeron. No comments. En categoría de radio, además, Americanto no recibe mención alguna, lo que me parece que debe ser un involuntario olvido de algún mando medio. Esperemos que lo arreglen luego, ja.

Sobre Olmué: los invitados tienen bastante más pelaje que el 2005, de eso no queda duda. De todos modos, más parece un Festival de Viña chico que un certamen centrado en la raíz folklórica. El reemplazo de Bacilos en el lugar de Mercedes Sosa es decidor. Músicos chilenos para la parrilla había de sobra partiendo, por ejemplo, por los mencionados en el párrafo de arriba, además de muchísimos más que mejor ni siquiera enumerar para no dejar fuera a muchos. Chilevisión y la productora sabrán las razones que tuvieron, aunque son imaginables. Sobre las canciones en competencia, de lo poco que he podido escuchar mejor no decir nada, salvo que es lo mismo que podría haberse dicho hace 1, 5, 10, 20 y 30 años.

Sobre la Fiesta de Los Abrazos: bastante entretenida, harta gente, comida barata y muchíiiiisima música para comprar, en disco y dvd. Curioso fue escuchar al grupo argentino Llaima interpretando "Luz negra" la canción símbolo del disco "La revolución y las estrellas" que le valió las penas del infierno al Quilapayún ante el Partido Comunista hace más de 20 años. Pero la gente aplaudió igual, con bastante interés. Ahora el horno no estaba para bollos, había problemas políticos más urgentes.

Sobre la radio: Tal como se sabía, se acabó el espacio que conducía Juan Pueyes en la radio Universidad de Santiago, el "Más allá de las fronteras", donde alcancé a colaborar en unos cinco programas. Como nadie supo y nadie reclamó, aprovecho de saludar a Pueyes por su constancia y empuje, y solidarizar por el esperpento que pusieron en su reemplazo. Baladitas ochenteras en inglés, una tras otra. Debe haber unas cuantas radios que hagan lo mismo a esa hora, así que dudo que haya mejorado la sintonía. El que sigue a pie firme es "Radio en movimiento", espacio que va para los dos meses y parece que goza de buena salud. Por cierto, si usted participa de algún espacio de radio y quiere que se suba al radio blog de Cultura en movimiento, escriba no más porque la idea es tener una red de programas para compartir semanalmente.

Sobre los fondos de cultura. Desde el lunes 16 están disponibles las bases para postular a los diferentes fondos que reparte el gobierno. En el ámbito de la difusión, lamentablemente, los espacios de radio que quieran recibir plata sólo pueden ser nuevos. O sea, la gente que designa estos asuntos cree que todos los que hacen programas de música de raíz folklórica recibimos tremendo pedazo de sueldo, o que como ya lo hacemos gratis lo vamos a hacer igual aunque no caiga plata. Total, los pajarones voluntaristas nunca faltan. La otra sería postular con el programa “Amireconta”, ya que quién carajo va a saber que existe un espacio parecido. Sin embargo, esto implicaría jugar con sus reglas, es decir, con la pillería, la cachaña y la “picardía del chileno” que siempre la lleva por delante como decía Hermógenes Conache. Nuevamente, será para otra oportunidad.

Bueno, eso por ahora, salutes a todos. Espero en algún momento escribir un texto autoflagelante por el cuarto aniversario de Americanto en Radio Nuevo Mundo (el domingo 15).Nos vemos.